Complicado tema, lo abordo porque han sido los lectores quienes han elegido  educar en una sociedad de consumo, pero reconozco la dificultad de la temática,  porque somos los adultos los culpables con nuestras transferencias y los niños solo el reflejo.

Introducción

Reconozco que a mi hijo no le falta nada, he pasado por momentos duros, pero a mi hijo jamás le ha faltado nada. A veces peco en el exceso, lo que hace que no valore las cosas, pero sí valora el sacrificio, que en definitiva es la esencia…..La educación emocional como pilar en la construcción de la persona.

De donde venimos y hacia donde vamos

Provengo de una familia de mujeres luchadoras  que ni siquiera sabían que existía el movimiento feminista,  y aunque hoy falte un pilar en mi vida, mi madre….no siento su ausencia espiritual, ella está en cada decisión, porque ha dejado sembrado en mí su esencia como persona. Me han educado en la libertad!!, mi madre y padre han sabido escoger lo mejor para mí sin seguir los dictados de la moda, sino por auténtica convicción. Las modas pasan, los valores siempre quedan y los transmitimos sin esfuerzos  porque son naturales en nosotros….forman parte  de los materiales que han construido tu persona. Cuando hablo de convicciones puedo citar un ejemplo. Mis padres siempre eligieron para mí la educación pública:…La  inteligencia y el esfuerzo sobre el dinero que todo lo compra. Una educación con  entorno diversificado,  con transmisión de valores laicos, donde la familia forma parte activa de la comunidad educativa.

Cómo transmitimos?

Mi hijo aprendió autonomía personal desde la verdad, reconociendo la muerte como parte de la vida, comprendiendo que determinadas acciones pueden tener consecuencias inevitables. Eso ha hecho que jamás tocara un enchufe, se asomara por una ventana, se metiera a la piscina sin vigilancia. No por ser un niño temeroso, todo lo contrario. Nunca se ha alejado de mí, o tuve que correrlo porque se escapara cuando era pequeñito…..porque nunca ha sentido control, sino cuidado…No ha tenido que huir de mí porque se haya sentido bajo el yugo de la autoridad, sino de la compañía amorosa. Siempre ha sido un niño sano porque sus emociones han estado protegidas  y porque jamás he sido sobre protectora, más bien bastante asilvestrada. Siempre consideré que los niños deben ensuciarse, mojarse, tirarse al suelo….Los niños necesitan infancia!…Cuando somos claros con los límites, tampoco necesitan castigos. Siempre es más fácil castigar que educar. Un niño debe aprender a comportarse. A mí me enorgullece como madre que me feliciten por lo caballero y educado que es mi hijo, cuando en otros entornos es un trasto que no para. Justamente donde puede jugar,  que no es un restaurante o un museo sino el parque, el río, la playa, la piscina…Siempre le expliqué que a mamá no le gustan los niños caprichosos, maleducados e impertinentes y que de serlo me estaría defraudando a mí, me haría pasar vergüenza. Ni de bebé me ha avergonzado, ni en un tren, un bar o en la casa de amigos.

El entono como modelador

La sororidad entre madres, siempre me he rodeado de un entorno implicado, de madres con las que pudiera contar frente a la necesidad de un consejo o toma de decisión. De familias que educan con mi mismo criterio, lo que fomenta además  amistades sanas entre los niños, sin contradicciones en su educación.

Qué esperamos de ellos?

Reconozco que mi hijo es inteligente, pero vago….Tampoco le exijo por encima de sus capacidades, paso de querer tener un niño superdotado, básicamente porque reconozco a la super dotación como un problema de aprendizaje. La vagancia es propio de la edad, de la infancia, de desear jugar por encima de todo. Su personalidad es la de un líder positivo y la sociabilidad para él lo es todo….Lo dejo jugar, lo dejo disfrutar, lo dejo ser un niño……y siembro la semilla para cuando este madura florezca en él. ….

Sembrad en los niños ideas buenas, aunque no las entiendan; los años se encargarán de descifrarlas en su entendimiento y de hacerlas florecer en su corazón. María Montessori

Mi deber es enseñarle a ser responsable y para ello educo desde el ejemplo siempre. Él está siendo criado por una madre protectora, que no es sobre protectora. Por una madre que se ocupa,  no se preocupa….Porque sabe a ciencia cierta que su hijo será un gran ser humano y ese es el resultado que busca….su felicidad…educar las emociones para regalar a la sociedad ciudadanos felices…críticos, reflexivos, implicados, apasionados….LIBRES!.

Educar en una sociedad de consumo

Reconozco que mi hijo tiene la última play station y siempre que sale el último FIFA ya lo tiene….Es negativo?. Sí, si miramos de dónde se extraen sus componentes….Es nocivo, sí, si lo miramos como un elemento que favorece el sedentarismo, pero queda compensado con el deporte, deporte que elijo también por su incorporación de valores. Ver fomento del hockey. A mi favor puedo asegurar que un vídeo juego que a ellos los estimula y le sacan partido tiene beneficios…No olvidemos que los niños pertenecen a una generación tecnológica y la tecnología formará parte de su vida laboral. Son la generación zeta. También asegurar que para mi hijo es pasión y aunque quiera fomentar otra forma de jugar a él le apasiona jugar al FIFA,  y aprende de geografía con los jugadores, estrategias, manejo de habilidades, juego en equipo. El sedentarismo no solo queda compensado con el deporte, también con el parque y los amigos. Respecto a otros juguetes, tiene muchos que le han regalado y nunca le ha hecho caso, una familia amiga me ha aconsejado el uso de Wallapop como forma de darle valor al dinero, vendiendo lo que no usa para comprar lo que le encanta, fomentando la reutilización y elimando la generación del uso y tiro. Me guste o no, debo respetar la personalidad de mi hijo y sus intereses….A él le gusta jugar al fútbol en la play solo, con mi pareja o con sus amigos en campeonatos en casa. Otra pasión es Internet, le encantan los youtubers y los documentales de animales, son positivas las nuevas tecnologías con control parental. Te puede interesar seguridad para los niños en Internet.

Fomentar la cultura del esfuerzo contrarresta la sociedad de consumo. También incorporar dentro de sus necesidades nuevos hábitos de consumo. Un ejemplo de ello ha sido su nueva bicicleta. Mi hijo me pidió el patinete eléctrico y cada medio de transporte de moda que ha salido. Yo soy pro bicicleta, la uso como medio de transporte sostenible, fomento la cultura de la sostenibilidad con su uso, al igual que el medio de transporte público. Su abuelo le compró la bicicleta, usada, una BH de los años 90…A penas la vio puso cara rara y nos dijo: es vieja!. A raíz de ello hablamos de la personalidad, de ser original con una bici diferente que a poco a poco le incorporaríamos accesorios que a él le gustaran… y que la convirtiera única e irrepetible, la bici de Vaquerito.

La bici de Vaquerito

Lo que prima en una sociedad de consumo lo decides tú 

Una sociedad de consumo que prima el éxito de acuerdo a la acumulación de objetos, eso es lo que los niños maman…Por eso somos los adultos los que debemos saber que es lo que esperamos de ellos?. Esperamos que triunfen profesionalmente y económicamente?…Sí por supuesto…Pero cómo?. Las herramientas que mi hijo necesita para triunfar son los valores que yo le haya transmitido…Repito, a mi hijo no le falta nada, a veces tiene demasiado y a pesar de todo jamás me hizo una escena de capricho avergonzante por algo que haya decidido no comprarle…Porque entiende el valor de las cosas, de dónde vienen y a donde van, principalmente entiende que si su madre dice NO tiene un motivo de peso. No lo excluyo de la sociedad de consumo porque pertenece a ella, pero siembro….Ahí está la clave, no negar, restar, quitar, controlar, adoctrinar….Sino desarrollar la actitud crítica. Educar desde la responsabilidad, sin moldes…improvisando muchas veces, errando….pero siempre desde las emociones y hacia las emociones. No quiero un Messi, un líder carismático, un empresario de éxito…..Quiero un Vaquerito,  y sé que le dejo a la humanidad un ciudadano generoso y de buen corazón….Lo que más necesita la sociedad!!!!. Seres humanos felices.

Una prueba de la acertada intervención educativa es un niño feliz. María Montessori.

También te puede interesar:

De Michael Moore educación en Finlandia, una educación cuya premisa es la felicidad.

El consumo responsable cambiará el mundo

Orgullosa de ser tu mamá