La tristeza es una emoción incómoda. No está bien vista socialmente. Tratamos de evitarla, incluso cuando afecta a personas cercanas. “Venga, no pasa nada” o “alégrate” son algunas de las expresiones clásicas con las que animamos a quienes pasan por un mal momento. Este confinamiento ha empujado a muchas personas a enfrentarse con la tristeza en estado puro y sin demasiados amortiguadores para trampearla.

Artículo interesante en El País

Para algunas personas el confinamiento es más llevadero, para aquellas que estamos acostumbradas a teletrabajar en casa,  o las más hogareñas que acostumbramos a que nuestro hogar sea refugio. Pero la mayoría de las personas aterrizan en casa para dormir, por lo tanto su casa se convierte en una cárcel por más comodidades que tenga. Incluso su familia y la rutina familiar se les hace difícil,  porque no forma parte de su rutina personal. Podemos hasta afirmar  que muchas personas huyen de su casa, convirtiendo su trabajo en chivo expiatorio. Sin entrar en el terreno de los malos tratos, violencia de género y los conflictos interpersonales  que el confinamiento agrava.

Confinamiento y tristeza cómo combatirla

La tristeza como sentimiento no hay que intentar esconderla bajo la alfombra, pero si mitigarla para evitar un dolor innecesario. Es normal sentir ira, incertidumbre, ganas de llorar.

  1. Una rutina de ejercicios es un buen aliado para generar endorfinas, hay muchos tutoriales en YouTube
  2. El cine es mejor que encender la TV que intoxica
  3. Usa las redes sociales con cabeza, haz un uso racional, para conocimiento, para  estar en contacto con gente que te aporta. Silencia durante el confinamiento a los usuarios que te restan energía, que comparten bulos,   noticias escabrosas o te crean malestar.
  4. Pinta, escucha música, lee, haz yoga, arregla cosas de la casa, fórmate online, no pierdas el contacto con tu círculo de amigos aunque sea por video conferencia.
  5. Aliméntate bien, mantén una rutina de horarios lo más parecido a tu rutina normal y no pases el confinamiento con el pijama puesto.

No se trata de evitar la tristeza como sentimiento, sino de no hacer de la tristeza un modo de vida en confinamiento. Te dejo algunas actividades/ recomendaciones  para hacer durante el confinamiento.

Confinamiento 10 planes para la cuarentena que suman

Te puede interesar navegar por sección «cuestión de actitud» de Vaquera del espacio,  categoría de crecimiento personal.

Enlace de interés

Consejos de una psicóloga para sobrellevar el confinamiento. Expansión

Los problemas psicológicos derivados del confinamiento podrían perduran meses o años. Infosalus

El confinamiento afecta a la salud mental de los niños. La Vanguardia