Desaprender, leo en Linkedin a una persona decir que no tiene que desaprender para reaprender, indudablemente no comprendió lo que representa desaprender.

Una definición muy interesante: No se trata de borrar y olvidar lo aprendido, sino de no ser esclavo de ello. Es decir, más que hablar de conocimiento, habla de la capacidad de repensarse uno mismo.

Desaprender mandatos sociales

Desaprender desde mi opinión, se refiere a mandatos sociales. Desde muy pequeños nos programan para ser lo que la sociedad (empezando por la familia), quiere de nosotros. La educación tiene como objeto programarte,  para que seas un seguidor y no un líder de tu propia existencia. No se educa para el auto-gobierno de uno mismo, sino para la dependencia. Los juegos nos programan, nuestros ídolos, la TV, la publicidad, la religión, nuestro género, etc.

Tres ejemplos comunes de mandatos sociales:

  • No eres una persona plena si no te emparejas.
  • No eres feliz si no tienes un hijo, si no formas una familia.
  • Esa profesión es de chico/chica. Mejor esta…

Hay  miles de ejemplos de mandatos sociales que se están revisando. El feminismo como gran movimiento transversal del Siglo XXI , comienza a desaprender, para construir una  mujer libre,  e incluye al hombre en su búsqueda de libertad, le da la mano al hombre para que él también pueda desaprender los mandatos de masculinidad que le impone la sociedad. Por ello es un movimiento tan boicoteado, porque hace una revisión profunda,  y construye un cambio de paradigmas sociales que muchos analfabetos del Siglo XXI temen afrontar.

Desaprendiendo

Y desaprendiendo es cuando te vas conociendo, vas asumiendo que eres tú el timón de tu vida, vas aceptando aquello que te hace único…algo que los mandatos sociales te prohíben de forma invisible, porque te normalizan en cada paso que das, incluso te hacen tirar la toalla ante el  fracaso, porque el fracaso es malo y no un escalón de aprendizaje.  Estás haciendo lo correcto!, cuando en realidad te estás poniendo  los grilletes por voluntad propia, para reconfortar  a tu entorno, por ser la persona que la sociedad espera de ti…..Infeliz, pero estás haciendo lo correcto, lo que se espera de ti!. Somos capaces de renunciar a nuestros sueños, particularidades e individualidades que nos hacen quienes somos, a cambio de la pseudo aceptación de la manada.

La frase de  Alvin Toffler aclara el concepto:  “los analfabetos del siglo 21 no serán aquellos que no sepan leer ni escribir , sino aquellos que no sepan desaprender“

Y sí, el analfabeto del Siglo XXI será el que no puede desaprender los mandatos sociales, no solo en el campo filosófico,  de las decisiones vitales y las emociones, sino además en el plano laboral…algo que representa la mayor parte de nuestras vidas.

Trabajar para ganar dinero, para vivir como un ladrillo más en la pared, para amontonar cosas….esperando esas ansiadas vacaciones, y autoconvencerte que esa es tu vida, esos días «felices» y las «cosas que acumulas». Desaprender también es visionar que hay otra realidad,  y tener la valentía de salir de tu zona de confort para descubrir otra manera de vivir,  que no sea sobrevivir.

Todos aquellos que dimos el salto a la digitalización y al trabajo remoto, hemos roto un mandato social. La digitalización y la automatización destruye empleos, pero también los crea….desaprender es estar abierto al mundo digital y dejar de pensar en analógico…..que incluye el dejar de buscar el empleo grillete que te da «seguridad»,  para pasar a ser un trabajador independiente. Entender que el presente y el futuro es trabajar en casa, conciliación con tu vida personal, menos contaminación porque no hay movilidad, una carga menos para el empresario que contrata un servicio y no emplea a un trabajador.

Desaprender es romper con esquemas en los que esperas que la sociedad te diga que debes hacer, como debes hacerlo…y tomar las riendas y decir: Voy a hacerlo!, voy a desaprender y reaprender. Y preguntarte: Qué me hace único y especial?. Qué tengo para ofrecer?. Cómo lo alcanzo?. Te puede interesar marca personal.

Es un proceso largo, doloroso, caótico, con cambios que percibirá tu entorno y lo verán como algo hostil. Lo mismo que sucede con las mariposas en la naturaleza, la transformación es dolorosa y solitaria. Primero tengo que conocerme y no me enseñaron a conocerme, sino a agradar.

La felicidad consiste en ser quien uno quiere ser, parece fácil, pero probablemente sea el dilema existencial más difícil de resolver.

Que tengan un buen día!

También te puede interesar «cuestión de actitud«, sección de crecimiento personal