Septiembre mes de depresión post vacacional

El síndrome de depresión post vacacional, no nos engañemos,  no es otra cosa que padecer por un empleo  o elección de vida que no te hace feliz. Es sufrir al contar los días y meses que te quedan para volver a tener vacaciones o hacer aquello que te da placer, que te apasiona…Así se pasa la vida de alguien que no es pleno con aquello que eligió, tuvo que elegir o le impusieron como medio y modo de vida.

Personas que siguen pateando la pelota de la felicidad hacia adelante, negando, ignorando, NO valorando  lo mucho que tienen hoy  y son incapaces de ver, empezando por su propia salud y la de sus seres queridos. Está claro que no nos enseñaron a ser felices, nos dijeron que la felicidad es la de la postal, la del anuncio de  TV, la revista, la del vecino que te miente …porque es igual de infeliz que tú, a lo mejor solo goza de un mejor coche y de muchas más deudas. Te hicieron creer que el éxito de una persona está en las cosas que acumula y no en las experiencias de vida que capitaliza,  y lo hacen más sabio, más noble, más humilde, menos conflictivo, más empático con las demás personas.

Te hicieron creer que la felicidad está en la pareja, en los hijos, en el entorno, en la estabilidad que nunca llega, en lo de afuera …y no en tu persona,  que es de donde nace tu ser que ilumina a los demás. Está claro que salir de la zona de confort no es fácil, pero tal vez en lugar de poner todos nuestros esfuerzos en querer saltar más alto de lo que nos dan las piernas, comparándonos, compitiendo  con los demás, incluso con las expectativas creadas por nosotros mismos,  o cumpliendo mandatos sociales….sea más productivo fijarnos nuevas metas, nuestras metas, de cuamplirlas paso a paso,  disfrutando de cada momento, porque la vida no es una carrera, ni un destino,  y si lo fuera el único lugar seguro al que vamos todos es a  la tumba. VIVE!.

Qué importa lo que tienen o hacen los demás?. Lo que piensan de ti?. Deja de compararte y empieza a quererte, a valorarte, a aceptarte con lo que tienes y con lo que te falta. Si alguien te juzga por querer ser tú,  o no te acepta tal cual eres…sigue adelante, no te han dado vuelta la cara, simplemente se han caído caretas y vendas.  Celébralo!. Estás un paso más cerca de ser libre y por lo tanto,  feliz.

Anécdota: Nunca me voy a olvidar, tenía 20 años y dejo un trabajo que me estaba enfermando y me dice un compañero: conozco mucha gente pobre feliz. Mi respuesta: Tú lo has dicho FELIZ y siempre elegí la felicidad al dinero, arriesgándome una y mil veces a salir de mi zona de confort

Aquí un ejemplo de una mujer que ha salido de su zona de confort

Un sueño viajero blog de Mariu Pachamama

Buen inicio de mes, vuelta al cole y a la rutina!. Y recuerda cambiar el chip, en la mirada está la clave y no en el paisaje.

 

Vaquera del espacio

Te puede interesar sección «cuestión de actitud«

Humor depresión post vacacional