La historia tiende a repetirse casi de forma constante, cíclica, y se supone que deberíamos adelantarnos al notar algunos síntomas,  a modo de prevenirlos y minimizar el impacto. Ya vivimos la industrialización y debería habernos servido de experiencia para adelantarnos a la informatización, a la pérdida de empleos, oficios y al surgimiento de nuevos nichos de empleo que necesitan otra cualificación. La educación como primer medida de gobierno, si se hubiese aventajado a la crisis, hoy otro gallo cantaría. Por no hablar de I+D e inversión en capital humano, que se fuga de España,  o es explotado por el iluminado de turno, que no aprende de esta nueva generación y todo su potencial. Por no hablar de las pensiones con una pirámide poblacional inversa. Hay que estar muy ciegos para no ver la Latinización del Sur de Europa, que nada dista de la corrupción de Latino américa y el crecimiento de la brecha entre ricos y pobres .

No es casual que broten inversionistas que ante esta hecatombe quieran sacar ventaja, millonarios, multinacionales que inviertan en campañas de gobierno para controlar los últimos bastiones de riqueza, exprimirlos y detener el avance de una sociedad menos esclava, más sostenible, más comprometida, menos analfabeta. Sociedades como Estados Unidos, Austria,  Francia, Alemania, donde la extrema derecha campa a sus anchas, con los mismo discursos racistas de Hitler, Mussolini y Franco. En un mundo globalizado, llamar a la xenofobia es declarar una guerra entre personas.

La democracia se tambalea, desde el momento que pasó a ser una cleptocracia (gobierno de ladrones),  o plutocracia (gobierno de ricos), tal vez sea hora de pensar en nuevas fórmulas. Las conocidos,  ninguna nos va a sacar de la crisis global, no somos sostenibles repitiendo patrones caducos.

Que es la optocracia?

La Optocracia es una forma teórica de organización de grupos de personas, cuya característica predominante es la capacidad de cada persona de optar que tipo de gobierno la regirá. Se propone como forma superadora a la Democracia porque, el ciudadano no solo elige a los gobernantes, sino que también el tipo de gobierno.
En una Optocracia existen al menos 2 gobiernos con políticas claramente diferenciadas, encuadrados dentro de una Constitución General que los arbitra y regula. Los ciudadanos que pertenecen a un país optocrático optan por el gobierno que los regirá por un plazo previsto en la Constitución General, terminado el mismo pueden optar nuevamente por el mismo gobierno o cambiarlo.

Con este tipo de gobierno conviviríamos todos sin problemas, los que quieren organizarse con un señor feudal que dicte sus vidas,  y los que buscan una sociedad más social y participativa. En la teoría está bien,  pero en la práctica una utopía.. Evidentemente todo sería más fácil si centráramos nuestras fuerzas en construir una sociedad con lugar para todos. La utopicracia.

Si se les ocurre una forma de gobierno o se la inventan. No dejen de contármela!.

Os dejo un cuento infantil de mi cosecha.  Celeste y Serafina, un reino dividido.