Han sido mis padres quienes me educaron en la lealtad como valor humano imprescindible. Pero no sucede hasta que te alejas de la sombra de la familia, hasta que trastabillas por primera vez, que no descubres su verdadero valor y significado.

A veces pienso en ese error tan grande cometido, en el que descubrí la ausencia total de lealtad, y no puedo dejar de culparme, porque la falta de lealtad entró a nuestras vidas por mi mala elección en el amor, por mi credulidad, porque me dejé engañar por un sociópata oportunista,  y  como daño colateral le causó una muerte triste a mi madre, una vejez con preocupaciones a mi padre y mucha pena inmerecida a mi querido hijo.

HAY PERSONAS QUE NO SON LEALES A TI, SON LEALES A LO QUE TU TIENES Y REPRESENTAS, Y CUANDO SUS NECESIDADES CAMBIAN, ASÍ DE FÁCIL CAMBIAN SUS LEALTADES

Soy una persona que capitaliza,  y  la falta de lealtad de algunas personas, te ayudan a descubrir su significado y  su valor vital, porque es cuando estás a punto de doblegar,  cuando la lealtad aparece del silencio para actuar, para sacarte, sacudirte y decirte: oye!, yo estoy aquí, contigo, hasta el final!. Levanta!…

Y cuento con los dedos de las manos y los de los pies, con los dedos de mi hijo, de mi padre la cantidad de gente leal,  y al resto,  a los que prefirieron mirar hacia otro lado por comodidad, solo reapareciendo para los triunfos, postureo y aplausos, simplemente portazo!.

Cuando la decepción asoma, la lealtad se hace más fuerte y se posiciona haciendo caer máscaras, demostrando quienes realmente valen y los que simplemente están cerca para comer las migas.

Siempre le digo a mi hijo:  confía en tu familia, sé leal sin esperar que la lealtad se haga oír, simplemente espera que madure y caiga del árbol por su propio peso. Parece que no me entendiera, pero sí me entiende.

Siembra cosas buenas en los niños desde pequeños y ellos solos  encontrarán la semilla en su memoria emocional, cuando la necesiten hacer germinar.

La lealtad como valor humano

Es un sentimiento tan puro, tan transparente,  que te devuelve las esperanzas allí donde la encuentras.

La lealtad no entiende de sangre, papeles, votos, ni promesas………

La lealtad es el mayor bien o tesoro de una persona……..

La lealtad constituye el más sagrado bien del corazón humano. Séneca