Dignidad. Qué es?. La dignidad es la cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que lo humillen ni degraden».

La dignidad de la persona abarca el respeto a todos sus derechos y libertades, por lo tanto perder la dignidad es perderlo todo.

Hablemos de dignidad.

Como de costumbre en Vaquera del espacio,  hablo en primera persona, desde mi experiencia. He tenido en más de una oportunidad una vida muy acomodada, he abandonado muchas veces mi zona de confort,  mis privilegios adquiridos, he renunciado a relaciones, amistades y hasta empleos que otras personas hubiesen matado por tener….pero nunca he renunciado  a mi dignidad. Puedes tener dinero, pero no cultura. Puedes estar acomodado,  pero no tener moral. Puedes tener una familia «perfecta» de cara a los demás,  a costa de renunciar a tu  dignidad personal.

Ser digno conlleva muchas dificultades, porque la dignidad no se compra, ni se vende y  debe acompañarte toda la vida, en cada acto, en cada toma de decisión. Ser una mujer digna conlleva doble dificultad, porque la sociedad intenta doblegarte….porque te cree débil, vulnerable sin la figura del hombre como protector.

Personalmente, como soy una persona alegre, extrovertida, solidaria, que no se mete en la vida de nadie….han confundido mi personalidad, unida a mi género….con debilidad….y en más de una ocasión me han intentado doblegar con la prepotencia del necio, arrogante e ignorante…..Han intentado abusar, dominar, aplastar….y como contra partida se han encontrado con una leona, capaz de sacar sus garras por defender su dignidad personal. Porque me pueden quitar hasta la vida, pero nunca podrán traspasar la línea roja de mi dignidad. Porque la dignidad no se arrebata, se entrega a cambio de algo,  y mi dignidad no está en venta.

Educo en la dignidad

Como madre recalco mucho este valor humano, tal vez mi hijo no comprenda aún lo que representa esta virtud y derecho, pero la semilla está plantada y florecerá.

15 Frases sobre dignidad

  1. Las cosas tienen un precio y estas pueden estar a la venta, pero la gente tiene dignidad, la cual es invaluable y vale mucho más que las cosas. –Papa Francisco.
  2. Cualquier hombre o institución que trate de despojarme de mi dignidad, fracasará. –Nelson Mandela.
  3. Ninguna raza puede prosperar hasta aprender que existe tanta dignidad en labrar el campo, como la que existe en escribir un poema. –Booker T. Washington.
  4. Prefiero estar sola con dignidad, que en una relación donde sacrifique mi amor propio. –Mandy Hale.
  5. La dignidad no tiene precio. Cuando alguien comienza a dar pequeñas concesiones, al final la vida pierde su sentido. –José Saramago.
  6. La dignidad del individuo consiste en no ser reducido al vasallaje por la largueza de otros. –Antoine de Saint-Exupery.
  7. La dignidad de la naturaleza humana requiere que enfrentemos las tormentas de la vida. –Mahatma Gandhi.
  8. Existen dos tipos de orgullo, el bueno y el malo. El “orgullo bueno” representa nuestra dignidad y nuestro amor propio. El “orgullo malo”, es un pecado mortal de superioridad que apesta a presunción y arrogancia. –John C. Maxwell.
  9. La educación es señal de dignidad, no de sumisión. –Theodore Roosevelt.
  10. Toda mujer que finalmente ha logrado averiguar su valor, ha tomado sus maletas de orgullo, ha abordado un vuelo hacia la libertad, y ha aterrizado en el valle del cambio”. –Shannon L. Adler.
  11. El acto más valiente sigue siendo pensar por uno mismo. –Coco Chanel.
  12. Cuando hablamos de dignidad humana, no podemos hacer concesiones. –Angela Merkel.
  13. La posesión más lujosa, el tesoro más valioso que todo mundo tiene, es su dignidad personal. –Jackie Robinson.
  14. La dignidad personal debe de ser medida con la vara de la conciencia propia, no a través del juicio de las demás personas. –Fausto Cercignani.
  15. Cuando un individuo protesta ante el rechazo de la sociedad por reconocer su dignidad como ser humano, su solo acto de protesta le confiere dignidad. –Bayard Rustin.

También te puede interesar

Soy hija de una mujer valiente