Fatiga pandémica y el deseo de volver al 2020. Tras el subidón de la esperanza de la vacuna con el que finalizamos el año 2020, llega el golpe de la cruda realidad.

Estamos enfrentando la tercera ola de la epidemia y una crisis económica difícil de describir. Con un plan de vacunación que se ralentiza y se detiene,  por la actuación mercenaria de las farmacéuticas de las que dependemos,  por no invertir en ciencia e investigación como asunto pilar de un Estado.

Como en efecto dominó el pequeño comercio comienza a caer y arrastra a mucha gente. No olvidemos que España tiene un tejido empresarial muy grande conformado por pequeñas empresas. El cierre de la hostelería, las restricciones al comercio, las restricciones a la movilidad  comienzan a hacer mella. Por no hablar de sectores vertebrales para la salud emocional de la población…. como es el sector del arte, tan golpeado durante esta pandemia y tan vital para trabajar la fatiga pandémica,  y sus consecuencias a la salud emocional del individuo y la sociedad. .

Fatiga pandémica

La fatiga pandémica es cansancio, hartazgo, desmotivación, no ver la salida, la luz al final del túnel. Es sentirte como un hámster en una rueda que no te conduce a ningún sitio.

El deseo de volver al 2020

En muchos memes en las redes sociales  comienza a circular en clave de humor, el deseo de volver al 2020 “Se están recogiendo firmas para volver al 2020”. Un deseo que deja expresado que incluso en el peor año de la historia reciente, había algo que al cambiar de calendario hemos perdido: la esperanza.

¿Como afrontar este trago amargo?

Como siempre… escribo de forma experiencial, vivencial. Sin fórmulas mágicas porque estoy llena de errores e imperfecciones. Escribo a pesar de los muchos detractores… por mi visión poética, naif de la vida. Visión que tal vez sea un mecanismo de defensa, un mecanismo que no daña a nadie …y de hacerlo, solo me daña a mi misma por mantener una alta cuota de ingenuidad hacia la vida y la humanidad,  a pesar de ser consciente de todas las miserias.

  • Personalmente afronto este trago amargo sin dejar de pedalear. Ref a la fábula de la rana sobre la mantequilla.
  • Alejándome de todo aquello que me intoxica, el mejor remedio es apagar las noticias. Los medios nos intoxican y nos desinforman con su tratamiento de espectáculo sobre la información. Nos llenan de miedo y el miedo es una emoción que nos llena de angustia.
  • Haciendo cosas que me dan placer, como escribir o disfrutar de mi familia.
  • Para las personas solidarias, es momento de aplicarla, de empatizar el doble con el prójimo.
  • También hago el esfuerzo de desengancharte de  la visión nihilista de la realidad. De cuidar mucho lo que pienso y con quién me relaciono.
  • Aprendiendo a vivir el AHORA.

Espero te sea útil, si te interesó el tema te invito a navegar por la categoría COVID19. Hay mucho material desde diversas ópticas,  como una bitácora sobre la pandemia que nos ha tocado vivir.

Encuesta

Envía tu voto

También te puede interesar

Mindfulness en redes sociales