Sí, han leído bien:  Custodia compartida como remedio al machismo. Cada vez que abro un debate en redes sociales a cerca del patriarcado y el machismo institucional, termino bloqueando a un machista,  porque ante la falta de discurso y de rigor en la información, terminan insultando con la palabra feminazi. Ya hemos explicado a lo largo de este blog que esta palabra ha sido creada con el fin de menoscabar la lucha de  igualdades entre hombres y mujeres….Y he repetido hasta el cansancio que el machismo y el feminismo no es cuestión de género sino de mentalidad. Las mujeres machistas son altamente defensoras de su papel florero y del patriarcado que las sustenta, responsables de la trasmisión del machismo cultural, así como el hombre feminista se une a la mujer en la construcción de una nueva sociedad.

Custodia compartida como remedio al machismo

Dentro de los discursos machistas, generalmente perpetrados por hombres que ni siquiera se reconocen como machistas, es más, hasta se ven como progres cuando son unos reprimidos. Lo primero que responden cuando una feminista habla del machismo institucional es lo siguiente: “Cuando una pareja se divorcia la mujer es la que sale ganando y se queda con todo”. Un discurso vacío y propio de Neanderthales que tienen el micromachismo injertado en su corto pensamiento……Dejan de lado todos los beneficios que el machismo institucional les ofrece, entre otros el estigmatizar a la mujer dentro de la sociopatía normalizada y fomentada hasta por los propios abogados, para desacreditar y menoscabar cualquier lucha. Hasta tienen normalizado en sus discursos que las mujeres nos beneficiamos de las leyes de protección de género, cuando solo basta ver la cantidad de mujeres muertas cada año por la in-eficiencia de las leyes  que en su práctica no se llevan a cabo, justamente por el machismo institucionalizado, porque aún falta mucha capacitación en materia de género. Ni siquiera se alcanza a detectar a tiempo la violencia de poder ejercida por el hombre, que no solo es a golpes de puño, sino de insultos, vejaciones, etc. Ver violencia machista sin tipificar por la ley.

La custodia compartida desde mi punto de vista, ha sido el revés que la cultura machista ha encontrado para pegar donde más duele a una madre, sus hijos. Para no pasar una pensión por alimentos y para dejar demostrado que ellos siguen mandando,  aunque le hayamos pateado el trasero de nuestras vidas. La instrumentalización de los hijos es un tipo de violencia machista que aún es invisible, como lo ha sido durante muchos años el maltrato psicológico. Violencia de baja frecuencia.

La custodia compartida es una medida excelente cuando hay acuerdo entre las partes y principalmente cuando es en beneficio de los niños. Es completamente nefasta cuando hay fracturas evidentes entre los padres,  y una completa aberración cuando el niño manifiesta no querer vivir con el padre. Si bien al niño se lo escucha, prima el derecho del padre sobre el deseo del niño…argumentando muchas veces  “alineación” bajo otro nombre,  dado que se ha comprobado que la alineación parental es una falacia. A menos que el padre sea maltratador, siempre como NORMA general y por comodidad de la justicia atiborrada de expedientes de divorcio, se opta por la custodia compartida. No olvidemos que los juzgados se comportan como fábricas de churros (leyes) y ningún caso es mirado desde la particularidad. Personalmente me ha asombrado que ni siquiera se obligue a los padres a realizar mediación en pos de los hijos, debería ser obligatoria y no optativa. El acuerdo y el consenso debería ser la prioridad. Pero repito, eso demanda demasiado tiempo y recursos del Estado, es más fácil aplicar las leyes desde la generalidad y no la particularidad. Esto también demuestra no solo la falta de apoyo a la mujer, sino el completo olvido de los niños…..Su equilibrio emocional!….No se los tiene en cuenta como el mayor tesoro e inversión  de una Nación: La infancia. Y por supuesto tampoco apoyan a la escuela, que también padecen estas leyes de moda. Los maestros van mareados con niños con mochilas-maletas que van de una casa a la otra. Se necesita urgentemente menos jueces tomando decisiones entre papeles  y más agentes sociales en el terreno velando por los menores .

Vuelvo a la custodia compartida como remedio al machismo….

No hay mejor remedio que probar tu propia medicina

Dejando de lado los niños, que por desgracia deberían ser lo más importante. Sus DERECHOS por encima de los de sus padres. Sus necesidades por encima de los egoísmos de los adultos. Respetar sus emociones y no convertirlos en un trofeo. Hablo de egoístamente de nosotras en la custodia compartida y mi consejo es SORORIDAD: 

Sororidad es lo que he encontrado frente a la desesperación de que mi hijo me manifestara por activo y por pasivo que no quería vivir con su padre. Sororidad de mujeres que habían pasado por mi situación y tendieron sus manos, abrieron sus corazones. En esa sororidad me dijeron que no me preocupara, que los niños se hacían más fuertes y que en definitiva simplemente aceleraba su maduración reconociendo a las personas antes de tiempo. Descubren el egoísmo,  descubren quien los escucha, los contiene, los ama incondicionalmente. En definitiva es lo que les ha tocado,  y aunque queramos protegerlos, la realidad es la que hay y simplemente la abordan precozmente, lo que a su vez los hace fuertes en la construcción de su personalidad. También me hablaron de mis merecidas  libertades como mujer y que en lugar de sufrir por la situación, la aprovechara al máximo.

Es lo que estoy haciendo, positivizando…..Tengo tiempo para mí, para mi pareja, mis amigos. Tiempo, intimidad, despreocupación por deberes, ducha, comida. No soy esclava de horarios escolares, extra escolares durante mi tiempo sin hijo. Todo esto sin tener que pagar por esos cuidados , y que mejor cuidador que un padre con novia que se esmera para quedar bien.

Es la auténtica medicina al machismo, se ahorran la pensión de alimentos,  pero viven en sus carnes la responsabilidad 24/7 24 hs los 7 días de la semana.

Lo duro es afrontar cada semana el dolor de tu hijo cuando llega y cuando se está por ir. Pero hay que quitarle el yugo y la culpa. Nosotras hemos hecho todo lo que hemos podido por ellos, ahora les toca a los niños desarrollar su personalidad y hacerse valer o acostumbrarse a la situación. Lo que nunca les debe faltar es la ración de amor de mamá y de todo su entorno que lo espera con los brazos abiertos.

Sororidad!!!. Confía, la custodia compartida nos da alas!…

Bendita custodia compartida que nos permite ser madres y disfrutar de la vida sin culpas

 

Relacionado: Diario el público. Lo que esconde la custodia compartida impuesta

Lo-que-esconde-la-custodia-compartida-impuesta

Custodia compartida