Tras más de 7 años de divorcio contencioso que despertó el más violento machismo. Es hora de crear esta categoría para hablar de lo que nadie habla:  de la Violencia machista sin tipificar por la ley.

Violencia machista sin tipificar por la ley

En artículo anterior he hablado de como se combate la violencia de género, bajo el título contra la violencia de género menos hipocresía, allí relato de forma pormenorizada un puzzle de situaciones que la ley fragmenta,  y en esos fragmentos es donde personas sin escrúpulos navegan a sus anchas. Os aconsejo leerlo, probablemente se sientan identificadas y a través de asumir estas situaciones indecentes, se llegue algún día a tipificar todas las formas de violencia de género que nos someten. Violencia económica, psicológica y la instrumentación de los hijos gracias a ley Valenciana de custodia compartida.

Lo que relato a continuación desencadena de artículos anteriores de la categoría violencia machista de este blog.

Capítulo 2015-2016

Tras dejar a la mujer ahogada en deudas como forma clara de violencia de poder, muerta a nivel crediticio en una sociedad basada en el credere gracias a las deudas de gananciales que nunca asumió. Arremete contra la propiedad de ambos donde vivía ella con el hijo de los dos,  intentando (como no tenía capacidad económica  de quedarse con la propiedad), que ella la pierda,  y utiliza para ello su insolvencia por estar sin empleo, lo despiden de forma violenta del lugar donde trabajaba por insultar a compañeros y oponerse a cumplir determinadas funciones. En el paro, se niega a firmar dación en pago  o una re hipoteca. La ley no puede obligarlo a firmar, aunque este incumpliendo una sentencia de divorcio que lo obliga a pagar su mitad de la hipoteca,  la insolvencia lo ampara. Solución, el banco decide quitarlo de la hipoteca por impresentable y obliga a la mujer a asumir unas condiciones bancarias usureras.

Capítulo 2016-2017

Se sirve de la ley valenciana de custodia compartida para demandar a la mujer, en la demanda de custodia solicita el alquiler de su parte de la vivienda, propiedad que no paga, ni firma para que su ex mujer pueda salvar del desahucio, que de provocarse desahuciaría también a su hijo. En capítulos anteriores, intentó desahuciar a la abuela muriendo de cáncer terminal, escrúpulos ninguno.

Custodia compartida

La justicia es la primer machista, no quieren trabajar y meterse en lo que ellos denominan “problemas domésticos”, solo basta con recopilar expedientes de este conflictivo divorcio contenciosos, para descubrir que están amparando a un geta.  Lo primero que ofrece la justicia es un lugar de mediación, lógico e ideal para acordar,  pero él no se presenta y no se toma en cuenta, no está obligado. Ya en la ciudad de la justicia, lo primero que nos dice la fiscal, es que en Valencia la ley de custodia compartida es un derecho. Ante esa afirmación, no queda otro remedio que involucrar al menor pidiendo un psicosocial. Hago un inciso importante, cuando ella recibe la demanda, lo primero que hace es explicarle a su hijo de 8 años lo sucedido, la madre y el  hijo han  vivenciado cosas muy duras juntos,  y el diálogo ha sido siempre la forma de sobrellevar las situaciones , hablar sobre su adopción, sobre la enfermedad y la muerte al faltar su abuela, sobre el divorcio. Es un niño sano emocionalmente porque jamás se le ha engañado, porque su madre sigue la pedagogía de Montessori, la psicología de la responsabilidad. Normalizar las situaciones menos favorables, para valorar las pequeñas cosas,  desde la verdad y no desde el engaño. Digo esto porque se le explicó la situación al niño  de una forma simple, para preguntarle a él que sentía. Su madre había vivenciado ver a su hijo llorar porque no quería ir de su padre,  o volver de su casa agresivo y posesivo, durante unas horas hasta que se calmaba. La justicia, le hizo entregar a su hijo al padre tras 5 meses  desparecido de fiesta, él bebé en pañales, incomunicado de su madre y rodeado de gente de quita y pon. Era muy pequeño para expresar con palabras, pero ahora tiene 8 años.

Su respuesta era evidente, un rotundo NO, pero seguía sin saber explicar el porque.

Psicosocial

La jueza  concede el psicosocial. Prepárense las mujeres que estén por vivirlo, es una declaración de machismo en mayúsculas. La ley Valenciana de custodia compartida tiene un peso increíble, está de moda y facilita el trabajo de los juzgados. Sale como churros, excepto en los casos donde las evidencias son claras: abandono, violencia física, desorden mental. A la primera que sometió la profesional es a la mujer, se metió bajó la piel, la hizo llorar haciéndole recordar momentos muy duros de su vida, la pasó fatal!. Se levanta y la deja con un test para enfermos mentales y se va con él. Vuelve cambiada, ella ya sabía que la sociopatía del latino le bajaría las bragas. La profesional la increpa de la siguiente manera:

-Tu ex me dice que lo denunciaste y así empezó todo, eres consciente de lo que significa denunciar?. De lo que podría haber causado tus actos?.

A lo cual ella contestó: Tu sabes lo que es que te amenacen con denunciarte a servicios sociales con quitarte a tu hijo?. Que le deseen la muerte a tu madre enferma terminal y se lo digan sin piedad en su propia cara?.

Estaba claro que esta mujer era machista, de las que no consideran la violencia psicológica, ni las amenazas como violencia  machista. Qué aun no entienden que para que un hombre pase de insultar, vejar y menospreciar a una mujer a pegarle o matarla hay un paso,  y ella decidió no dejarse someter psicológica-mente nunca más. En lugar de analizar, se dejo llevar por el victimismo de pobre hombre que por miedo,  abandono a su hijo 5 meses, miedo a que lo denunciara otra vez. Flipante no, lo siguiente!. La etiquetó de mujer despechada porque él había rehecho su vida, compró el buzón, el nunca rehízo su vida, es un pobre idiota que en lugar de salir adelante sigue enganchado al pasado y queriendo parasitar a diestra y siniestra con un discurso desfasado. Pero coló!. Ante el incumplimiento con su hijo, él alegó que como yo ella ofreció cuidar del niño, lo asume como una buena relación. Cabrón!, lo cuidó ella porque no quiso someter al niños a  que tenga que intervenir servicios sociales, porque es su hijo y no una herramienta de negociación. Con el niño capítulo aparte, como no pueden utilizar SAP (síndrome de alineación parental), utilizó la palabra “lealtad”, como un sentimiento negativo.

Resultado del psicosocial, él es un encanto y ella no controla sus emociones, que aún sufre la muerte de su madre. Aconseja la custodia compartida, porque no ve indicios para no darle un derecho al padre a pasar más tiempos con su hijo. Añade, al niño no se le debería consultar sobre cosas de adultos. Ridículo, cuando la psicología infantil recalca la importancia de adelantar a un niño lo que sucederá siempre, como una forma de prepararlo frente a las nuevas situaciones.

Nuevamente juicio

Circo, en el que siempre utiliza a la tonta de turno, en el anterior intentó desestabilizarla haciéndole señales de que está loca, algo que le encanta argumentar, decir que ella está loca cuando hay que estar muy cuerda para soportar toda la que le ha caído por un solo error, casarse enamorada de un desecho social.

A pesar de la absoluta desmotivación del fiscal, que busca el acuerdo para hacer menos papeles e irse a su casa, el incumplimiento por su parte es evidente y si incumples hoy que no tienes custodia compartida, como argumentas que no incumplirás cuando tengas que hacerte “realmente” cargo de tu hijo, como un padre, no como el chófer que lo lleva y trae de actividades o juega a ser padre de vez en cuando. Cuando tengas que comprar ropa, zapatillas, comida, medicinas, pagar extra escolares, escuela matinera,  utilizando a la escuela de contenedor y  convirtiendo a tu hijo en un niño horizontal,  porque no tienes tiempo de atenderlo y cuando más atención necesita. Todo eso por ahorrarse unos cochinos euros de pensión de alimentos, porque es lo único que paga, solo porque es el único motivo que lo pueden meter en prisión.

Conclusión

Obtendrá la custodia compartida porque hoy es su objetivo, cree que gana obteniéndola. Cuando le hace un gran favor, porque ella merece tener tiempo para sí misma. Cuando a pesar de no recibir una pensión alimentaria por su hijo, le saldrá más barato y a él más caro. Encima ambos están obligados a depositar dinero en el juzgado, ella encantada de que a su hijo reciba algo de herencia su padre. Por parte de su madre tiene el futuro asegurado. Lo único que le duele es que a su hijo, su padre lo use de instrumento, saber que el niño  no quiere vivir con su padre y ya empieza a expresar las carencias que sufre con él, empieza a llorar al darse cuenta que está obligado a vivir la mitad del tiempo con alguien que no quiere vivir, lejos de su entorno y sus afectos. Para ella este es el capítulo final  tras 7 años  de violencia machista. Por desgracia al que le toca ahora luchar por su libertad es a su hijo, él será el que haga la justicia con su padre, la justicia que los adultos no supimos hacer por él. Pero confía en su hijo, en su gran corazón y  capacidad de sobrellevar la situación y aprender de ella. Solo afirmar que las leyes en España son apología al machismo.

Si estás pasando por una situación similar, no desesperes, ten fe en la justicia vital. “La vida es como un restaurante, nadie se va de ella sin pagar su cuenta”.

Si eres de Valencia y necesitas un buen abogado, mándame un privado que puedo aconsejarte muy buenos profesionales.