Mi mejor amiga

Confidente, maga, hada, gladiadora hasta el último suspiro de vida.

Cuanto extraño tus abrazos, tu risa, tu cocina italiana, tus postres de alta repostería.

Tu entusiasmo, tu lucha, tu enorme capacidad para resolver  problemas.

Tu incondicionalidad, tus palabras asertivas, tu capacidad de escucha, tu humildad.

Cuanta falta me haces, no porque sea una inútil incapaz de vivir sin ti, sino porque la vida sin ti,  no tiene el mismo color.

Una mujer culta, sabia, con mucho mundo, divertida, amiga de sus amigos, solidaria, excelente anfitriona.

Veo tus fotos en Sud África, Europa, Australia, Estados Unidos, en cruceros por las islas del caribe. Siempre rodeada de amigos,  alegre, generosa, digna, divertida.

Veo tus fotos de joven, en tu siempre arreglado y cálido hogar, con tus plantas.

Veo tus fotos con tu nieto en brazos,  luciendo una sonrisa tan grande, que no te cabía en la cara.

Me veo lejos de todos aquellos momentos dulces, te fuiste muy joven y me haces mucha falta.

Puedo escribir interminables renglones,  y contigo ,   mi escritura queda vacía.

No puedo describir la grandeza de tu persona, ni cuanto te quiero,  sin sentir que  mis letras no dicen nada de lo que realmente llevo dentro. Puedo intentar describirte, pero  no me alcanza la narrativa.

Donde quieras que estés, algún día, te voy a encontrar.

Aún me queda algo muy importante por hacer,   ser mamá de mi hijo, solo espero poder ser tan grande para él, como vos mamá lo has sido para mí.