El miedo en Europa

No se si van notando los primeros vestigios del miedo y como poco a poco se va instaurando entre nosotros.

Un síntoma lo puedes comprobar en la red, por ejemplo, la mayoría de las personas, de forma inocente y con el afán de comunicarnos, caímos en la trampa de la red. Publicando contenido con tu nombre, utilizando cuentas en redes sociales con tu verdadero nombre. Hoy te encuentras desnudo en bases de datos en la red,  al alcance de cualquiera.

El anonimato

De repente, comienzas a darte cuenta que tu huella en la red es tremenda, que ha adquirido una magnitud que ya no controlas y decides comenzar a borrar tu huella digital. Comienzas a sentirte amenazada.

El ser humano, desde que tiene conciencia, ha tenido una serie de sentimientos innatos, y uno de ellos, y quizá sea una de las características principales para su supervivencia, siempre ha sido el miedo.

Limitador y beneficioso por igual, el miedo ha sido el culpable de guerras  y a la vez, inspirador de arte y colaborador para nuestra supervivencia…

¿En qué consiste este impulso humano?

Con esta premisa: el miedo, me dirigí a la red y encontré un artículo muy interesante de la National Geographic, donde explica el miedo desde lo biológico (conducta animal de preservación y fisiología del miedo), hasta el miedo en las sociedades, evocando grandes símbolos del autoritarismo a base de esta fórmula, como ha sido la Alemania nazi. El miedo como herramienta del poder de masas

También cita el artículo del National Geographic,  el miedo empleado por todas las religiones a lo largo de la historia de la humanidad. Y no  deja de lado el Arte,  y como símbolo arquitectónico del miedo,   las gárgolas de las Catedrales de la Europa medieval.

A que le tenemos miedo los Europeos?

Miedo al ébola, a la inmigración, a perder el empleo, a no encontrarlo, a un desahucio, a un atentado provocado por el choque de religiones.

Miedo a caer en errores históricos, que nos lleven a la ruptura de la convivencia pacífica, multicultural y multi racial. Miedo que resucitan partidos ultra conservadores como el de Le Pen,  o la tercera fuerza en Grecia «aurora dorado», o el movimiento xenófobo alemán Pegida (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente).

Miedo a la izquierda, miedo a la derecha.

Miedo, nos inocularon el miedo, el mejor controlador de masas.

Artículo de referencia

Foto de Portada