En la escuela de mi hijo  organizaron para la semana previa a la navidad una semana cultural, las tutoras de 3º y 4º grado de educación primaria propusieron varias actividades que incluía la participación de la familia,  sin lugar a dudas el eje transversal de las navidades.

Las propuestas fueron variadas, adaptándose a la disponibilidad de las familias.

Aquellas madres y padres que podían acercarse a la escuela, se les ofrecía leer un cuento a los niños. Aquellas familias que por cuestiones laborales no podían acercarse al centro, las nuevas tecnologías son un gran aporte y podían filmar una receta navideña realizada en familia, para luego compartir el manjar en clase con los compañeros. Además de proyectar el vídeo en la pizarra digital. También se hizo una encuesta sobre la diversidad cultural, donde cada niño exponía como se festejaban las navidades en el país de origen de su familia, por Ej. en Latino-américa es verano y las imágenes de Papa Noel en bermudas les encanta a los niños y niñas.

Mi participación ha sido a través de un cuento, había elegido el cuento de navidad de Charles Dickens y me lo había preparado como una cuenta-cuentista, pero una hora antes de ir a la escuela mi hijo me dice: Pero no es un cuento tuyo mamá?….Y una hora antes de ir a contar el cuento me puse a escribir el que dejo a continuación. Eramos varias mamás que hicimos la actividad de cuenta cuentos y todas muy talentosas, en especial la mamá de Lucía que contó un cuento que le contaba su papá,  que además de ser contado como una experta cuenta cuentista, era realmente hermoso. De la experiencia de cuenta-cuento me quedo con esa carita de admiración de mi hijo, que siempre me ve como una mamá única de la cual se siente orgulloso. También quiero destacar la  excelente labor de la escuela, de los docentes,   y la implicación de las familias. Bravo a esas mamás cañeras que lo dieron todo!!!.

Cuento de navidad de Flor Moragas

Este cuento corto introduce un valor muy importante y necesario en la sociedad: El altruismo.

Manel era un niño muy curioso, con tan solo 9 años sus inquietudes eran enormes. Unos días antes de navidad Manel estaba muy triste y su mamá le preguntó que le pasaba y Manel se puso a llorar desconsoladamente.
Su madre quedó perpleja ante su llanto y no salía de su asombro.
-Mamá: Pero que te pasa Manel???. Por favor cuéntaselo a mamá??.
Manel intentaba explicarla a su mamá lo que le pasaba, pero el llanto se lo impedía y su mamá lo abrazó fuerte, le dio besos y le secó las lagrimas. Manel se calmó y pudo comenzar a contarle a su mamá su tristeza.
-Manel: Estoy triste mamá porque hay muchos niños y niñas que en navidad no reciben regalos, no porque se hayan portado mal, sino porque Papá Noel no puede con tantas demandas y me parece injusto, y más injusto aún que nadie haga nada.
A la mamá de Manel se le partió el corazón y le propuso hacer una cadena de favores
-Manel: ¿Cadena de favores y eso que es mamá?
-Mamá: Se trata de ser altruista
-Manel: ¿Qué es ser altruista?
-Mama: lo contrario a egoísta, una persona altruista piensa en los demás y es feliz viendo a los demás ser felices, tanto como a si mismo.

La mamá de Manel aprovechó para contarle la verdadera historia de papá Noel

Cuenta la historia que Nicolás de Bari nació en el siglo IV en Patara, una ciudad del distrito de Licia, en lo que actualmente es Turquía, dentro de una familia rica y acomodada y marcharse a Mira con su tío para dedicarse al sacerdocio.

Desde su niñez, Nicolás destacó por su bondad y generosidad con los más pobres, preocupándose siempre por el bien de los demás. Siendo todavía muy joven, el muchacho perdió a sus padres, presas de una epidemia de peste, y se convirtió en el heredero de una gran fortuna. A sus 19 años, Nicolás decidió dar toda su riqueza a los más necesitados. El nombre Santa Claus se creó a raíz del nombre del santo en alemán, San Nikolaus.

Cuando la mamá de Manel termina la historia, el niño le pregunta que tenía que ver esa historia con él, y su mamá le explicó que su corazón tenía tanta bondad como el de San Nicolás de Bari y que esa bondad no se podía ignorar y le propuso una idea:

-Mama: Que te parece si en navidad, uno de los regalos que te trae papa Noel se lo regalamos a algún niño o niña que no tenga nada bajo el árbol?
A Manel la idea le pareció muy buena y se la contó a sus compañeros de clase, de hockey, de fútbol, a sus amigos del barrio…..y a todos les pareció una magnífica idea y se sumaron a la propuesta, que gracias a las redes sociales se hizo viral y Manel con su altruismo, llegó a ser trending topic de Twitter y hasta salió en la TV en el horario de mayor audiencia. A partir de esa idea y de esa navidad, se popularizó el compartir los regalos de papá Noel con otros niños, y la generosidad se hizo extensiva a los adultos que compartían su comida con los más necesitados.
A partir de ese llanto de Manel y de su acción, las navidades dejaron de ser tristes para muchos niños y familias con menos oportunidades, también fue una lección muy poderosa para los adultos , que comprendieron que a través del altruismo y la generosidad la felicidad se potenciaba.

Colorín colorado este cuento de navidad se ha acabado.