Qué significa educar desde las emociones?

Las emociones o sentimientos son parte de nuestra vida y nos proporcionan la energía para resolver un problema o realizar una actividad nueva. En definitiva, actúan como resortes que nos impulsan a actuar para conseguir nuestros deseos y satisfacer nuestras necesidades.

Algunas de las reacciones fisiológicas y comportamentales que desencadenan las emociones son innatas, mientras que otras pueden adquirirse.

Por desgracia no educamos desde las emociones,  desde el momento que enseñamos a esconderlas.

Hoy mi hijo de 7 años me dice:  mamá nuestro gato no puede follar porque no tiene huevos verdad?. La mayoría de las personas se escandalizarían por la incorrecta utilización del lenguaje, dejando de lado la necesidad del niño por saber y expresar, aunque no haya utilizado las palabras correctas.

Mi contestación no ha sido de reprimenda,  hay tiempo para enseñar a utilizar las palabras adecuadas, en ese momento valoraba más el que exteriorizara sus emociones e inquietudes.

-Mamá: No hijo, no puede copular porque no tiene testículos. Pero tu sabes lo que es?

-Niño: Si mamá, tener sexo para reproducirse. En la tele hablan mucho de tener sexo.

-Mamá: No solo para reproducirse hijo, también se tiene sexo por placer, como cuando se da un abrazo, se besa. También es divertido como las cosquillas, para los adultos tener sexo es tan sano, como para un niño jugar.

Se quedó conforme con la respuesta, ahora le cierra porque para los adultos es tan importante el sexo, porque es divertido, no porque estén todos desesperados por tener niños.

Por qué es tan importante educar desde las emociones?

Porque educar desde las emociones, nos permite enseñar a comprender mejor la vida a nuestros hijos y a adquirir inteligencia emocional. Los adultos creemos que matizando la verdad,  estamos ayudando a que nuestros hijos no pierdan la inocencia. Pero no somos conscientes que los niños se adaptan con mayor facilidad a la verdad que los propios adultos. Les proporciona mayor confianza el saber que sus padres no le mienten,  le enseña el valor de decir siempre la  verdad y lo ayudas a ser más fuerte,  descubriendo desde pequeño que vivir no es tarea sencilla.

La única mentira que mantengo con mi hijo es la fantasía de papá Noel o los reyes magos, porque es una tradición social. Para el resto de cosas siempre la verdad por delante, incluyendo la muerte y su gran tabú.

Cuando falleció su abuela mi hijo tan solo tenía 3 años, muchas veces hablamos de la abuela y le explico que está muerta, que la muerte es parte de la vida como nacer. Pero que su abuela siempre estará con nosotros si la llevamos en el corazón, aunque no la veamos, su esencia sigue con nosotros a través del amor y el recuerdo de momentos felices. La ausencia la lleno de anecdotarios para tenerla entre nosotros.adopcion

Su adopción la conoce de muy temprana edad y habla de ello con total normalidad, a través de nuestro libro de cabecera “Tarzán”, desde muy pequeño incorporó a la familia como la constituida por Kala y tarzán. Por la unión de una madre que deseaba un hijo y un niño que necesitaba una mamá. Le enseñé que el amor y las relaciones se construyen, se alimentan.

No profeso ninguna religión y tampoco le inculco ninguna a mi hijo, la única religión que le promuevo es la del amor a sus semejantes.

Hablando del amor, me ha preguntado muchas veces sobre la homosexualidad y simplemente le expliqué que no existe ninguna barrera para el amor, incluido la sexual. El amor es amor!.

A un niño le puedes enseñar a razonar las cosas más complejas como la teoría de la evolución o el origen de la vida. Son esponjas deseosas de saber, de aprender vocabulario, de descubrir. Enseñarles a abrir sus mentes como un paracaídas es educar desde las emociones.

 Que perseguimos los educadores desde las emociones?

Educar niños reflexivos, que piensen, que busquen más allá. Eliminar velos de sobre protección para educar niños libres, con autonomía personal. No hace falta mentirles o tratarlos como a tontos. Decirles NO CRUCES LA CALLE!!. y si lo hace castigarlos por desobedecer. Es mejor explicarles una sola vez , que si un coche los pisa se mueren. Sí, la muerte!. Prefiero explicar la muerte a castigar una desobediencia y correr el riesgo de un accidente. Cuando un niño entiende los verdaderos riesgos no los corre. Es más se queda mirando atónito cuando ve a una madre castigando a un niño por cruzarse la calle solo. Me mira sin dar crédito que ese niño no haya buscado a su madre para cruzar la calle. Jamás tuve que vivir con 4 ojos con mi hijo, tiene la suficiente libertad para alejarse y saber por si solo cuando debe estar cerca. Sabe por si solo los limites,  y sabe también que mamá no tiene que correr detrás de el,  ni gritar. Tampoco mi  hijo  me hizo una rabieta, porque sabe que el no es no, y hay una razón de peso para el no.

Con la verdad por delante, dejamos que ellos solos vayan entendiendo la vida.

  • Sí hijo, los adultos discuten y muchas veces no se ponen de acuerdo. No te pasa a ti que no quieres jugar con el niño pegón o con el prepotente o el que  se burla de los demás?. Que te alejas de aquellos que hacen cosas que no te gustan o te disgustan?. Haces bien hijo, estás aprendiendo a elegir con quien quieres estar, desde tus valores y no por apariencias o conveniencias.
  • Sí hijo, los adultos también lloramos, reímos, bailamos y hacemos cosas de niños.
  • Sí hijo, los adultos también nos equivocamos y seguimos rectificando y aprendiendo siempre.
  • Sí hijo, hay gente buena y mala y por desgracia,  a veces hay gente mala en la propia familia.

Y lo más importante para educar a un niño en las emociones, es amarlo mucho. Recordarle siempre que estaremos a su lado, que confíe en nosotros, que se respete a si mismo y a los demás.  Ayudarlo a desarrollar su personalidad y su autoestima potenciando sus aciertos, desde los reforzadores positivos y no negativos.

Estaremos de acuerdo que ser mamá, es una de las experiencias más enriquecedoras de nuestras vidas. Pero ser mamá educando a un hijo  desde las emociones es inmensamente gratificante,  siempre que  tu meta sea  formar a un ser humano con inteligencia emocional y bondad, sin importante si será médico o abogado. Preferir  un hijo feliz y con nobleza, a un doctor sin corazón.

Y si me lee alguna mamá mono parental, no temas, se construyen relaciones increíblemente sanas educando  con amor, sin importar al tipo de familia a la que pertenezca. No temas a estar sola, así como he dicho que no profeso  ninguna religión, si creo que alguien o algo nos lleva de la mano para sortear las dificultades solas,  con nuestros cachorros.

Educar desde las emociones forma adultos con inteligencia emocional. No te rindas ante ningún obstáculo por conseguir legar un buen ser humano a la sociedad. Educa sin miedos, mentiras, amenazas, engaños, disciplinando niños. Educa desde el amor, la comprensión, los refuerzos positivos, la verdad, la autonomía personal. Educa con el ejemplos y no necesitarás castigos.

Si te ha gustado el tema, seguiremos desarrollándolo juntas en esta sección de vaquera del espacio,  dedicada a la educación.

También te puede interesar: Carta a mi hijo