Crisis existencial

Mayoritariamente fingimos estar bien en una sociedad donde prima el “bienestar y la calidad de vida” y donde encontrarse en un mal momento es signo de debilidad.
Es fácil darse cuenta de esto y solo basta con analizar una pregunta y respuesta estereotipadaas de cuando dos personas se encuentran al azar.
-Hola, que tal estas?
-Bien y tu?.
-Muy bien!
Muchas veces estas personas son familiares o amigos, en otras oportunidades es nuestro propio espejo quien contesta.
Las crisis existenciales son necesarias para crecer con plenitud, sino no se alcanzan a erradicar y no logramos subir un peldaño más en nuestra evolución personal. En otras oportunidades se camuflan con expectativas y metas. Voy a encontrarme mejor cuando…….
Esto no significa que las crisis sean agradables, pero sí son positivas si aprendemos a encauzar e interpretar sinceramente los motivos que la causan. Si podemos escuchar nuestras necesidades y exteriorizarlas probablemente podamos superarla.
Cuando logras renacer de una crisis te preguntarás: Cómo pude sentir esto o hacer aquello?. Una pregunta que se debe cursar desde el asombro y no desde el arrepentimiento o la culpa.
Recién ahí estamos asumiendo la crisis y su posible solución. Es el momento de las respuestas.
©flor