Llegaron mis 45 años y muchos sueños truncados vuelven a ser parte de mi realidad, pongo el cuenta kilómetros a cero y me permito disfrutar de esta segunda oportunidad que la vida puso en mi camino. Más fuerte, más segura, más decidida. Habiendo aprendido de los errores para no volver a cometerlos. Pude al fin quitarme la armadura oxidada que llevaba para defenderme de la hostilidad. Vuelvo a sentir la brisa en mi piel, vuelvo a despertarme sin miedo a enfrentar el día.

Llegaron mis 45 años Destino Barcelona

Mi regalo de cumpleaños ha sido un viaje de fin de semana, el destino no importaba, sino la experiencia que quería vivir y transmitir a mi hijo.

En mi familia, lo que recuerdo con nostalgia y alegría eran los viajes. Organizar el itinerario, dormir y comer fuera, conocer lugares nuevos y vivir nuevas aventuras. Eran días que los tres aparcábamos la rutina para estar juntos. Con mi hijo desde temprana edad he hecho lo mismo,  y juntos emprendimos muchas aventuras, pero es ahora a sus 8 años donde se recuerdan con mayor nitidez y quedan grabadas las vivencias  como una impronta.

Nos fuimos a Barcelona, personalmente había ido en muchas oportunidades, pero esta ha sido completamente diferente. Como me dijo mi padre: “ las ciudades todas tienen su encanto, lo que las hace más interesantes es la compañía”. No pudo haber dicho una verdad tan grande, nada compra la felicidad que provoca estar en buena compañía. No hay tristeza más grande que sentir que algo te falta y no hay lujo más preciado que sentirte cobijado por amor genuino.

Mi compañero me ha enseñado algo muy importante, siempre me dice que cuando algo es bueno o malo se siente en el estómago, el estómago no miente. Tal vez por eso el de él es tan grande. Es una persona que ha llegado a mi vida para aportarme felicidad. Una persona positiva, alegre, luchadora, honesta, auténtica y muy inteligente. Un enamorado de la vida desde la mayor simpleza. Me ha enseñado mucho desde su altruismo y  generosidad. Me ha enseñado a volver a enamorarme de mi misma a través de sus ojos, de como él me ve. Me ha devuelto la fe en el amor desde la acción, porque nunca deja de sorprenderme, cada día, cada mañana.  Se implica, me ama y ama todo o que me rodea, incluyendo mi libertad, promoviéndola, haciendo que mis alas sean más esplendorosas.

Pongo el cuenta kilómetro a cero, en lo que probablemente sea la mitad de mi vida. Me siento orgullosa de cumplir 45 años, me siento plena!!.

Un consejo, con mi edad ya puedo darlo 😉 

No te dejes menoscabar, no te dejes menospreciar, que no te ignoren, que no te hagan sentir pequeña, en deuda, en desventaja. Recuerda que lo que algunos hombres por sus propios complejos de inferioridad, celos o resentimiento…. menosprecian, otros valoran. Aprende a quererte por encima de todas las cosas y no tengas miedo a estar sola. En primer lugar porque nunca lo estarás, descubrirás que nunca lo has estado, te encontrarás en compañía de ti misma, de nuevas personas y te conocerás mejor. No olvides que puedes sentirte sola, aún acompañada. No hay peor cosa que ser un mueble más en una casa. Ámate y ama a quienes te quieren bien, aléjate de personas tóxicas. Agradece y sigue adelante, permítete una segunda oportunidad, tú te la mereces! . No sabes la cantidad de experiencias increíbles que te pierdes por no atreverte a soñar. No te voy a engañar, por momentos el camino se vuelve intransitable, crees perder el norte. Pero el peregrinaje merece la pena, por lo que enseña y por la recompensa. Vive!!!. Sueña!!! Ama!!!. No hay nada más gratificante en esta vida que tener el privilegio de transitarla de forma genuina y apasionada. Despéinate! 

Y qué hemos aprendido hoy

La lección Gaudí. Siempre se tú hijo, si se ríen de ti por ser diferente o te ponen palos en la rueda, sigue que significa que lo estás haciendo bien. Con humildad, sencillez y mucha convicción, nunca claudiques.

En los viajes es donde más se aprende, a través del aprendizaje experiencial. Atento a las explicaciones de la guía, comportándose como un turista, asumiendo el rol y la responsabilidad de serlo. Gaudí abrió la puerta al aprendizaje, no solo de un grande de la historia de Barcelona, sino a cerca de valores. Ser genuino, apasionado, no hacer caso a lo que digan de ti, sino ser fiel a tu corazón. Ser humilde como Gaudí y tan seguro de sí mismo que nunca le importó no concluir su obra maestra, porque él sabía a ciencia cierta que lo era. Hablamos mucho, escuchaba con interés.

Así como para Gaudí su obra maestra era la Sagrada familia, para mí lo es mi hijo. Forjar su carácter y  sacarle brillo a un corazón noble,  como es el de mi vaquerito del espacio.

Gracias por leerme, seguirme, brindarme tu cariño. 

También te puede interesar: Viajar es una pasión que se contagia

Directo desde el barrio gótico,  Catedral de Barcelona

Recomendación y compra de entradas

No dejes de visitar el Tibidabo. Las mejores vistas de la ciudad de Barcelona a 512 metros sobre el nivel del mar,1​ el pico más alto de la sierra de Collserola. Es popular por las vistas  por sus espacios naturales, que son usados con fines recreativos.

Ticket  Bus Turístico