Salchichas, hamburguesas y otros productos cárnicos procesados son «carcinógenos para humanos», dice la agencia sanitaria. La carne roja es «probablemente carcinógena».

Y ante esta declaración llega la psicosis social y colectiva:

La OMS declara cancerigena la carne procesada

Noticias El País

Si esto fuera tan alarmante no quedaría un argentino vivo con sus tremendos asados y dieta carnívora, encima la carne se cocina ahumada, aumentando el riesgo de cáncer. Tampoco alemanes con sus salchichas,  y exterminaríamos el capitalismo americano a hamburguesazos. ¿Es la hamburguesa la nueva arma de destrucción masiva?.

Dejando la ironía de lado:  ¿Cuantas décadas vienen presentando estudios científicos sobre el daño que ocasiona la carne, además de todas las vacunas que recibe el animal, la forma en la que muere y los conservantes que se emplean al procesarla?.

Miles de estudios científicos,  hechos sobre el cáncer de colon y su incremento en sociedades industrializadas, cuya causa es la alimentación y el estilo de vida.

Estudios realizados sobre la incidencia de la mala alimentación y la “comida basura” en la obesidad, el aumento del colesterol y todas las enfermedades cardíacas que trae a consecuencia  su consumo en exceso. La sociedad americana y su obesidad, incluida la infantil es un claro ejemplo.

Pasa lo mismo que con el tabaco, es muy dañino y lo sabemos. También es dañino respirar el aire contaminado de las ciudades y nadie organiza una caza de brujas encarnizadas contra el confort de los conductores, pero sí contra el fumador.

Soy una convencida que en el equilibrio está la clave:

Comer sano, lo menos procesado posible, alimentos frescos, frutas y verduras de cultivo ecológico preferentemente. Beber abundante líquido. Hacer ejercicio moderado, meditación. Ser respetuosos con el medio.

Las personas de a pié lo saben, lo intentan día a día en su ajetreada vida, en su apretada agenda, en su calculada economía, seguir las advertencias de las autoridades sanitarias, de quienes tienen la responsabilidad de velar por nosotros. Pero hoy en día, el nuevo mapa social se mide por la alimentación, la calidad de la misma y su acceso.

La alarma social no es necesaria porque se declare cancerigena la carne procesada, pero sí es necesaria la búsqueda del equilibrio constante en nuestras vidas y estar abierto a la escucha. Hay que cambiar nuestros hábitos de consumo poco a poco, sin prisas pero sin pausas. El estilo de vida nos está matando, además del tabaco y la carne procesada.

Artículo de referencia:

El cáncer de colon está aumentando en incidencia en los países occidentales y desarrollados. Aecc

«En España, en los varones es el tercero en frecuencia, detrás del cáncer de pulmón y próstata. En las mujeres es el segundo en frecuencia, detrás del de mama. Sin embargo, si se tienen en cuenta ambos sexos el cáncer con mayor incidencia es el colorrectal (15%), el que produce una más alta mortalidad es el cáncer de pulmón (20,6%), y el que tiene una prevalencia a cinco años más alta es el cáncer de mama (17,9%). Según datos de la SEOM, se calcula una incidencia de 32.240 pacientes al año en España, siendo responsable de 14.700 fallecimientos y una prevalencia a cinco años de 89.705 casos.

La mayoría de los casos se diagnostican entre los 65 y los 75 años, con un máximo a los 70, aunque se registran casos desde los 35-40 años. Los casos que aparecen a edades tempranas suelen tener una predisposición genética».

Si te interesa el tema puedes descargarte de forma gratuita el manual en PDF

Imegen de portada  extraída de página facebook sietetres coaching y marketing

Nutrición e Higiene alimentaria