César Bona, candidato al Nobel de los profesores.

Que nos deja su candidatura?

Cuando me enteré  de este profesor y su labor, no pude hacer otra cosa que llorar, llorar por mí y por lo mucho que pude aportar a la docencia en mi País de origen,  Argentina.  En España me encontré con las manos atadas, un valor añadido invisible entre homologaciones y burocracia. Un valor añadido por su bagage de experiencia, talento natural y ganas desde lo más profundo del corazón por educar.   Mi vocación decente fue más fuerte y continué a pesar de los obstáculos, hasta que al final desistí. Pero solo por un tiempo, porque nadie puede hacer oídos sordos a lo que realmente  es,  y soy orgullosamente docente.

En el año 2007 cree el blog «ideario de una nueva escuela» y también publiqué el libro con el mismo nombre. Intentando plasmar esa nueva escuela que soñaba.  Donde la escuela, (involucrando a toda la Comunidad educativa), no fuera un contenedor del saber, donde revolver en busca de contenidos sueltos y desmembrados. Sino un lugar donde formar verdaderos seres humanos. Una escuela cuyo eje transversal, fuera la educación en valores.

Hay mucho trabajo por hacer,  es la labor docente la única esperanza para el futuro de nuestra sociedad y César Bona nos demuestra que es posible. No podemos pretender que todos los docentes sean como César Bona, pero sí podemos trabajar su «escuela», desde la formación docente.

Necesitamos esta nueva escuela, es una imperiosa necesidad educar en valores para no repetir los patrones sociales nefastos de la realidad social actual. Necesitamos carpinteros, economistas, políticos, banqueros, médicos y maestros. Pero además de trabajadores o técnicos, nuestra sociedad necesita de mejores personas y esa es la mayor premisa de la escuela.

Espero que esta importante nominación de un profesor Español al nobel, sea el primer gran paso para que nuestros político, que recortan en educación y nos regalan un sistema educativo que no llega al aprobado, se sienten a revisar,  junto a los actores de la enseñanza un gran giro para la educación en España.

La labor de César Bona

César Bona, trabaja la importante labor de reconocer el valor de los abuelos en la sociedad. Trabaja el respeto a los animales en su proyecto el cuarto hocico.

«La iniciativa de El Cuarto Hocico pretende sensibilizar a los niños frente al maltrato animal, haciéndoles partícipes de un proyecto que trasciende más allá de las aulas y los manuales. Su profesor, César Bona, les anima y les orienta para que investiguen y descubran la realidad que les rodea».

Utiliza herramientas  audiovisuales como recursos, por encima de los libros de textos. Una educación empírica, orientado al individuo y no a lo que se espera que de como resultado final. Una educación orientada a las necesidades del educando y su contexto social. Una enseñanza-educación que hace partícipe al alumno del descubrimiento del conocimiento. Una educación integral del ser humano!!.

Extracto prensa huffingtonpost

¿Está el mejor profesor del mundo en España? César Bona García es maestro en el colegio público Puerta Sancho de Zaragoza, tiene 42 años, es licenciado en Filología Inglesa y se ha convertido en el único español seleccionado para el Global Teacher Prize, considerado el nobel de la enseñanza y dotado con un millón de dólares.

Medio centenar de docentes de 26 países optan a este galardón, al que Bona, quien ha desarrollado su carrera en escuelas rurales, se presentó por insistencia de un amigo. «Es raro pero estoy muy feliz porque puede venir muy bien. Los mensajes de otros profesores y padres en mi vídeo de presentación demuestran que somos muchos los que pensamos que hay proyectos de enseñanza interesantes por conocer», afirma en declaraciones a El Huffington Post.

La educación es «mucho más que meter datos en la cabeza» para este profesor. «En alguna de nuestras aulas está el futuro presidente del Gobierno, el futuro líder de una empresa global… Si no les enseñamos empatía y sensibilidad, algo falla», explica. El maestro, que ha dado clase en la escuela pública, privada y concertada, considera que enseñar resiliencia es vital. «Hay gente que pierde el trabajo y se hunde… Hay que dar pistas para encarar las cosas», considera.

El Global Teacher Prize valora el trabajo de los docentes que abren las mentes de los alumnos y favorecen el estímulo para que otros se conviertan en profesores. Los responsables del premio han indicado que la elección de Bona se debe a que es «un defensor infatigable de los derechos de la infancia» y por «creer en el potencial creativo de los niños».

César Bona García ya eres Nobel a los profesores,  por devolvernos las esperanzas.