EL OPRIMIDO-OPRESOR

«Los judíos, el pueblo más oprimido en la historia, son hoy el Estado más opresor»

Manuel García Fonseca, «el Polesu», no deja de poner calificativos a los bombardeos de Israel sobre la franja de Gaza: «Genocidio, horror, tragedia, atrocidad», a la que se debe poner ya punto final, dice. Miembro del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe en España y ex diputado de Izquierda Unida, el Polesu considera que «Israel ha perdido su alma». Sabe lo que hay que hacer para frenar los ataques, «intervenir», asegura, pero para ello es necesaria «la presión del pueblo a sus dirigentes políticos».

Manuel García Fonseca, «el Polesu», no deja de poner calificativos a los bombardeos de Israel sobre la franja de Gaza: «Genocidio, horror, tragedia, atrocidad», a la que se debe poner ya punto final, dice. Miembro del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe en España y ex diputado de Izquierda Unida, el Polesu considera que «Israel ha perdido su alma». Sabe lo que hay que hacer para frenar los ataques, «intervenir», asegura, pero para ello es necesaria «la presión del pueblo a sus dirigentes políticos».

¿Qué debe hacer el mundo ante los ataques de Israel a la franja de Gaza?

-Cada quien debe intentar movilizarse, porque pasar de ello es contribuir a que ese horror continúe. Es difícil de entender, con cualquier lógica humana, lo que está haciendo Israel, en Palestina en general, y ahora en Gaza. Lo de Gaza no es un hecho aislado, sino un hecho más dentro de una lógica de Israel de hacer que todo el territorio histórico de Palestina pase a Israel, y hacerles a los árabes la vida imposible o quitársela, para que se vayan a los países árabes. Dentro de esa lógica expansionista, imperial y sionista, aun con todo, lo de Gaza es de una monstruosidad de tal calibre que es difícil de admitir. Israel está perdiendo su alma, hay algún rescoldo en el pueblo de Israel (como una manifestación de 150.000 israelíes), pero está perdiendo su alma. El ataque de Israel es un genocidio, es una cosa terrible. Las críticas que se hagan a este horror, que se puedan desviar diciendo que es por cultura antisionista están equivocadas. Los que son hoy prosionistas son aquellos que han estado próximos al nazismo y al fascismo, los que apoyan a Israel son personajes tan perversos como Aznar; y la ultraderecha española, que siempre ha sido antijudía, son los que apoyan a Israel, cuando está convirtiéndose en un Estado fascista.

Es difícil entender que el pueblo oprimido sea ahora el opresor.

Y además, un pueblo con la historia espiritual de Israel. A nivel personal me considero deudor de algunos judíos, Jesús de Nazaret, Marx, Hannah Arendt o Einstein. El pueblo judío en la historia ha sido un pueblo masacrado. Primero, la Inquisición, con la Iglesia; después, el genocidio nazi, y por las sociedades occidentales, y, sin embargo, el pueblo judío ha aportado gente clave en la historia de la Humanidad; pero, desde luego, ahora Israel ha perdido su alma, nada tiene que ver hoy con el tradicional Estado de Israel.

¿Es posible que la opresión les lleve a actuar de esta forma con Palestina?

-Dice el refrán: «No sirvas a quien sirvió, ni pidas a quien pidió». Parece ser que es así, que Dios te libre de caer en manos de quien han sido oprimidos. Quienes han sido los más oprimidos de la historia se convierten hoy en el Estado más opresor de la sociedad actual. Eso no se puede justificar de ninguna manera. Me parece un esperpento considerar a Israel un Estado democrático simplemente porque hace elecciones.

¿Se pondrá algún día punto final a la lucha territorial entre Israel y Palestina?

-Espero que haya una solución. No es que sea optimista, es que es necesario. Lo que me parece muy grave es que la comunidad internacional esté, hasta ahora, absolutamente conforme con esta situación, porque critican alguno de los excesos, pero parece que justifican en el fondo a Israel. Culpabilizar a Hamas es otra de las mentiras histórica. Las causas se deben a razones internas de Israel, de un Estado corrompido y degradado. Que por parte occidental el que esté allí sea un individuo como Blair que junto con Aznar y Bush son personajes siniestros, pues, en fin… Debe haber un cambio sustancial en la Unión Europea y en EE UU, que podrán cambiar si la ciudadanía ejerce más presión sobre sus gobernantes, para que así respondan al sentir de sus pueblos. La salida está en la presión ciudadana.

¿Los organismos internacionales están tomando una posición muy cómoda en el asunto?

-Absolutamente. Incluso en el aspecto humanitario la propia ONU se retira. La comunidad política internacional está teniendo una posición realmente vergonzosa y espero que no la puedan seguir manteniendo.

Una vez que se intervenga, ¿cómo se restablecerá la paz en la zona?

-Lo primero que tienen que hacer es parar los bombardeos y retirar la invasión, lo segundo es retirar el cerco a Gaza, que es una muerte lenta de la población. A partir de ahí pueden plantear que no haya ningún tipo de hostilidad y luego que se abra un proceso real de negociación para los temas de fondo. O se llega a reconocer el territorio que Naciones Unidas otorga a Palestina, o ver lo que se hace. Y, sobre todo, que se reparen los daños, alimentación, hospitales, y exigir que no haya ninguna acción violenta, ni por parte de Hamas ni por parte de Israel. Está definido con claridad qué es lo que se tiene que hacer, el problema es que no se hace. Todas las fuerzas israelíes aceptan esa resolución, pero Israel no.

Extraído de Palestinalibre.org