Utilizar el término “pobrecito” es peyorativo y discriminatorio. Sin embargo lo escuchamos con frecuencia.  Lo traigo a colación porque ha salido de la boca de una docente, de un agente social formada para formar,  o deformar en este caso.

Pobrecito. El mal empleo de las palabras.

Que entendemos por pobreza?. Es peyorativa la pobreza?.

La única pobreza peyorativa es la de espíritu. Vivimos en una sociedad cuya escala de valores es incomprensible, nos desvivimos  por tener cosas. Hipotecamos la salud y la felicidad  para no sentirnos pobres. Apelamos a una falsa imagen para alejar la pobreza. Los modelos de riqueza que tenemos son indignos, riquezas amasadas a base de corrupción, explotación de recursos y personas. Y aún así siguen siendo modelos a imitar, modelos de éxito. Quien tiene dinero le va bien en la vida, ( no importa como adquirió ese dinero), quien no lo tiene es un pobrecito.

Pobrecito. El mal empleo de las palabras. 

Nuestra sociedad es pobre, muy pobre de espíritu. Todos los días tenemos ejemplos de esa pobreza  en pequeñas dosis. Y lo más triste es que educamos con esos valores, aunque se empleen de forma indiscriminada palabras como solidaridad, tolerancia, INTEGRACIÓN…..Fallan los modelos, escasean los ejemplos, tenemos la mirada equivocada y ninguna intención de cambiarla. El nivel de felicidad se mide por la riqueza en cosas. Sino eres un “pobrecito”.

felicidad-lennon

Relacionado: Educación en Finlandia.

Sigue nuestra sección educación de Vaquera del espacio, pedagogía de  la responsabilidad, educación en valores, educando desde las emociones.

Si eres mamá te puede interesar sección Vaquerito del espacio.