No me gusta la política ni los políticos, una palabra que escucho cada día con más frecuencia.

Hay que reconocer que la política de hoy en día es la política de la confrontación, del espectáculo, de la falta de escrúpulos, de los fakes, del minuto de gloria en un titular, o en forma de meme viral en Twitter. Obviamente este aire de división, de odio, radicalización y de falta de interés por el diálogo y la concordia en busca de soluciones, colabora enormemente en el incremento de ciudadanos que dicen ” No me gusta la política ni los políticos“.

No me gusta la política ni los políticos

No te gusta la política ni los políticos, pero resulta que las malas o buenas políticas son directamente proporcional al estado de bienestar de una sociedad. Malas políticas provocan  pobreza, injusticia, desigualdad,  inseguridad, corrupción, clientelismo, falta de oportunidades, de empleo, precariedad y muchos etc..que incluso provocan migraciones y refugiados por imposibilidad de vivir en paz. Estamos rodeados de ejemplos.

Si aun así, sigues pensando que no te gusta la política, ni los políticos……..te voy a dar una gran noticia, la democracia participativa te da la opción de ser tú quien participe en política. Así como formas parte del AMPA de la escuela para un mejor cole de tus hijos, puedes participar para un mejor futuro,  legando  con tu acción una sociedad de valor.

Hipótesis

Con esto quiero plantear la hipótesis que la falta de interés político es un pensamiento implantado, porque la política es la columna que vertebra las sociedades y su funcionamiento. Todas las instituciones de todas las civilizaciones que conocemos, sean grandes o pequeñas, funcionan gracias a la política;  y solo hay que leer la historia para comprender la magnitud de su importancia para el devenir de las sociedades.

En manos de la política está la paz o la guerra, la seguridad o la inseguridad. La inversión en ciencia o en religión. Las políticas medioambientales o el negacionismo. La igualdad o la desigualdad. La inversión en sanidad y educación pública para una sociedad sana y culta,  o el negocio de privatizarlo todo para levantar muros entre las personas. En las políticas educativas está fomentar una sociedad cooperativista, respetuosa de la diversidad o individualista… del saber Universal o de la meritocracia. En las políticas sociales y económicas,  pensadas para y por el ciudadano, se cimienta el estado de bienestar, de paz y justicia social-. Incluso los valores.

¿Conoces los valores de la UE?.

Son valores de solidaridad y no caridad. La caridad se ejerce verticalmente, de arriba hacia abajo… la solidaridad es horizontal, e implica respeto mutuo. Eduardo Galeano.

https://www.facebook.com/ParlamentoEuropeo.ES

https://www.europarl.europa.eu/about-parliament/es/democracy-and-human-rights/fundamental-rights-in-the-eu

Pensamiento implantado

Como una semilla se implanta este pensamiento. “No te metas en política, es sucia”…..le dirá un padre o una madre a su hijo/a. Por lo tanto no es casual que la política este llena de oportunistas, fáciles de comprar por cualquier lobby,  por su absoluta carencia de ideales, solo movido por la adoración al dinero público o por un desmedido narcisismo. Esta es la gente que gobierna el mundo, porque  el ciudadano ha sido programado para repetir No me gusta la política ni los políticos…..Y esto se refleja en las urnas. La gente no vota un programa electoral o un proyecto de país porque no lee, prefiere basar todo su sistema de creencias en la opinión ajena, el 99,9% opinión vacía…..que genera fanatismo que ciega…. Opiniones pagadas…… Opiniones cargadas de marketing político, que dicen lo que quieres oír y son de fácil recordar y repetir.  Todo tu sistema de creencias se basa en un eslogan a medida, clics y big data.

Un ejemplo extrapolable a la pandemia: Es como repetir no creo en la OMS y no me fio de la ciencia, a partir de allí se construye tu sistema de creencias y  tomas de decisiones personales. Falta mucho por profundizar…. empezando porque las creencias no son certezas. Yo puedo creer en los unicornios y eso no los hace reales.

Educación cívica

Tampoco es casual que la educación cívica brille por su ausencia en la escuela, una asignatura que debería ser transversal para que un ciudadano sea maduro democráticamente. Estamos necesitados de masa crítica, de ideas nuevas, de debate sin fanatismos, de personas que sean creativas y no repetidores de discursos implantados….O peor aún, generaciones de No saben, no contestan. De eso no va conmigo!.

Ingeniería social

Esta forma de ingeniería social, el No me gusta la política ni los políticos le viene como anillo al dedo a los poderes políticos, porque un ciudadano apático a la vez que entretenido es fácil de manipular .. …..

Conclusión

Por desgracia,  habrá que asumir que hemos abandonado la política de los ideales,  para darle paso a los grandes  inversores en política, que en lugar de presentar programas electorales serios ……..se presentan en formato top show.. La política del influencer, el voto del like o dislike. La vulgarización de la política…..su total desprecio.  Solo espero que el día de mañana,  no nos tengamos que arrepentir del desprecio a la democracia y los derechos conseguidos.

También te puede interesar

Qué es el sueño americano?