Segorbe Parque Natural de la Sierra Espadán es la recomendación de Vaquera del espacio,  si visitas la comunidad valenciana.

Seguramente cuando te viene Valencia a la cabeza, piensas en sus playas. A mí me pasa, porque soy amante del mar y del paisaje mediterráneo. Pero en tiempos de Covid, la sierra,  que abundan en la comunidad valenciana con cascadas y piscinas naturales…. son una alternativa de naturaleza y aire libre alejado del turismo, las restricciones, mascarillas y distancia social. Si además te gusta la historia y la cultura, Segorbe,  capital del Alto Palancia, en Castellón…. a 37 km, 58 min en carretera desde Valencia Capital, es un enclave histórico con mucho para visitar. Su importante patrimonio arquitectónico  ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

Visita cultural 

La catedral y las criptas, el museo del aceite dedicado al oro líquido que nace de estas tierras, el museo de arqueología y etnología y el acueducto del siglo XIV que servía para abastecer de agua a la población,  son algunos de los sitios culturales que visitar para conocer la importancia de Segorbe, una ciudad  que constituía la principal parada entre Valencia y Castellón con Aragón.

Segorbe Parque Natural de la Sierra Espadán

Las piscinas naturales son imperdibles, aguas cristalinas, cuevas en las rocas.  Otro lugar de interés es el salto de la novia en Navajas. Una cascada de 60 metros de altura que se precipita en las aguas del río Palancia. Cuenta la leyenda que una joven pareja de novios perdió la vida al desaparecer tragados por las aguas.

Masía de la Cruz

Masia d

Personalmente he tenido el privilegio de ser invitada con mi familia a una Masía privada, la Masía de la Cruz. Esta Masía era parada de carretas que se dirigían de Valencia a Zaragoza. Cuatro generaciones,  más de 130 años de historia familiar. Trayectoria

Personalmente siempre ha despertado  mi curiosidad  el regadío de las plantaciones a través de balsas y acequias. Y allí están, dejando su legado y aunque modernizadas, cumpliendo su función de dar vida al campo.

El templete de la Masía

Para rematar, el templete entre 12 pinos centenarios,  paisajísticamente diseñado sin dejar detalle al azar… que representan a los 12 apóstoles. Un atardecer desde el templete es mística pura.

Música en vivo

Puestas de sol de cine, noches de bóveda celestial y estrellas fugaces, alimentos km cero elaborados por las manos dadoras de cariño de Ana. Y hasta música en vivo, espontánea al atardecer a cargo del músico y luthier Pablo Nahual.

Solo me queda agradecer a Ana y a Pablo la hospitalidad y el cariño,  que nos hayan abierto las puertas al seno de la familia, el lugar más sagrado.

Espero que les haya gustado la entrada. Los invito a visitar sección viajes y turismo de Vaquera del espacio. Recomendaciones 100% experienciales.

Algunos momentos