Millonarios galácticos. Los Galactic cowboys. Space Cowboy, como un presagio de Jamiroquai. La nueva especie.

Hace años escribí un cuento llamado la nueva especie. Eran  humanos transgénicos, que gracias a la ciencia en manos de capitales privados, investigaban regidos por la ley del mercado: oferta-demanda. Y decidieron entrar en la carrera por investigar darle larga vida a la especie, transformada genéticamente para eludir enfermedades y el envejecimiento.  También estaba la especie primigenia, la que se alejó de las urbes creando comunidades incomunicadas con la especie transgénica.

La nueva especie, un hombre transgénico que había hipotecado sus genes y su alma.

Millonarios galácticos

Mi cuento no se alejó demasiado de la realidad pospandemia. Hoy la realidad de la vacuna y el pasaporte COVID se le parecen. Mucha gente, que antes de la pandemia se planteaba salir de las urbes en conquista de la naturaleza, hoy lo hacen realidad. Los “salvajes primitivos”, los originarios no estaban equivocados en seguir en armonía con la pacha mama, Gaia, madre naturaleza.

Incluso ya se vislumbran proyectos ERASMUS en pueblos despoblados y se atrae teletrabajadores para salir de las urbes y darle vida a los pueblos en peligro de extinción.

Pero en mi cuento omití a los  señores del cielo (ref. trilogía Los Señores del Cielo del autor  australiano, John Brosnan). Omití a los millonarios galácticos.

Cuando tienes tanto dinero que en lugar de presumir tu Ferrari presumes tu nave espacial. Elon Musk junto a uno de sus poderosos cohetes Falcon 9. Usuario de Facebook 

Millonarios galácticos. La nueva especie

La carrera espacial siempre ha estado en manos gubernamentales. Hoy está en manos de  esta nueva especia,  que compite entre sí para ver quien la tiene más larga y llega más alto.

No faltó propagandística, marketing emocional…. Llevar a la mujer astronauta octogenaria, que por ser mujer no pudo subir al espacio….es un botón dorado para el público. Por no hablar de la creación de empleo y bla, bla…. que les gusta tanto oír a la plebe,  acostumbrada a las noblezas, oligarquías, ducados, corruptos, maleducados y bufones de la corte. Sí, hay que crear empleo,  pero para cosas útiles, no para juguetes espaciales para que la nueva especie no se aburra y desmotive.

¡Cada cual hace lo que quiere con su dinero!….. Dicen algunos. ¡Pues sí!.  Pero en una emergencia global sanitaria y económica, arrimar el hombro sería más ético.  A menos que sus intenciones sean pirarse,  porque saben a ciencia cierta que el  planeta ya no tiene retorno.

El nuevo objetivo de Jeff Bezos: colonias espaciales para abandonar la Tierra. El Economista

El caso de Branson de Virgin,   propone los viajes espaciales como modelo de turismo.

Millonarios galácticos. La nueva especie

“Mi misión era convertir el sueño de los viajes espaciales en una realidad para mis nietos, para sus nietos, para muchas personas que viven hoy, para todos”, agregó Branson. BBC

Lo paradógico, es que tú tengas que moverte en bici y estos tíos contaminen a lo bestia con sus nuevos juguetes.

Contaminación espacial: Investigación y ciencia

Y no puedo cerrar el post sin  el agradecimiento de Bezos que despertó polémicas de todo tipo.

Millonarios galácticos. La nueva especie

Los comentarios del hombre más rico del mundo tras su viaje espacial suscitaron reacciones negativas sobre el impacto del vuelo sobre el medioambiente y las prácticas laborales y tributarias de su empresa. The New York Time

Obviamente Twitter se ha sumado a estas declaraciones a golpe de tuit.

Millonarios galácticos La nueva especie.

Vaquera del espacio 

PD: Mi material está a la venta, pero si alguien no puede pagarlo, me puede pedir el PDF  por privado. ¡Lo mando encantada!.

La nueva especie. Cuento

Imagen de portada:

https://www.mediotiempo.com/otros-mundos/jeff-bezos-atonito-fragilidad-tierra-espacio