Empresas sin alma y sin filosofía fracasan. El valor del capital humano en alza. He trabajado en varios proyectos con intención de digitalizarse  que nunca terminaron de arrancar. Buen producto, músculo financiero, todos los recursos técnicos. Pero en  estos proyectos había una notoria coincidencia, un eje común:  presión por vender, desconfianza, mentalidad analógica:  … no valorar el capital humano……  la rotación de personal hacia inviable una continuidad en y hacia una meta. Como un barco sin timón!.

Es fácil que el usuario, cada día más alfabetizado digital, concienciado  con la importancia del consumo responsable, que sigue personas y no marcas …. Note la falta de identidad, de personalidad, de implicación humana en una marca…..Cuando nota esa carencia, tiene miles de alternativas para comprar en un sitio donde se sienta más cómodo.

Empresas sin alma y sin filosofía fracasan. El valor del capital humano en alza

Por qué Lush cosmética triunfa?. Porque supo construir una marca que aporta valor, no solo a través de productos veganos, sino además (en cada producto),  el consumidor elige colaborar con algún proyecto social. Pero lo más importante en Lush,  es que tanto online como en sus tiendas, sus empleados te hablan del producto con implicación personal hacia la empresa y filosofía, y eso se nota y se contagia. Nadie quiere comprar un producto donde nota empleados quemados, maltratados, precarizados, explotados. Los tiempos han cambiado, las empresas de los 90 con ejecutivos agresivos, creadores de competencia desleal,  para llegar a un objetivo de venta sin importar como  conseguirlos…. Están en vía de extinción!. El consumidor se ha humanizado y rechaza sentirse identificado con marcas que utilizan estos métodos.

Un consumidor cada día más consiente que detrás de muchas  marcas no hay sostenibilidad de ningún tipo, ya no le interesa la imagen de galería de fotos compradas,  publicitando el producto de una forma impersonal. Para ello ya tiene a las grandes marcas bien posicionadas en el mercado…

El consumidor del Siglo XXI busca  personas que le hablen de tú a tú, con pasión  y emoción. Busca valor añadido. Por ello cada día… grandes empresas dedican gran parte de su presupuesto publicitario en el marketing social. BBVA es un ejemplo de ello con su canal YouTube “Aprendamos juntos” u Orange con el ” uso Love de la tecnología“. Aportan  valor añadido al usuario a través del conocimiento. Te puede interesar Inbound marketing

En resumen: No es montar una web y pagar publicidad por click lo que hace crecer a un proyecto digital…..El consumidor forma parte de la cultura digital y en dicha cultura vale la relevancia online, que se construye a través de la filosofía y el alma del proyecto. La pasión se nota y es lo que marca la diferencia.

Por ello hay dos formas de transformar digitalmente una empresa, construyéndola de forma meramente técnica…..o técnica + el aporte de crear ALMA al proyecto.

Desde mi humilde opinión, la automatización es una gran herramienta, pero sin humanización le falta el corazón. El consumidor nunca se verá identificado con un bot, por más humanizada sea su respuesta  programada. El consumidor se nutre a través de la experiencia de otros consumidores, la recomendación que le hagan y la huella digital que obtenga de otros usuarios. Por ello es tan importante construir de calidad, para que nuestra imagen digital sea sólida y relevante desde sus comienzos.

Vaquera del espacio. Tu community manager de confianza. Tu embajadora online

Community manager embajador online