Disparador serie documental “El dilema de las redes sociales”.
Como creador de contenido te rompes la espalda creando y creando los 365 días del año, y te dan ganas de llorar ver como la gente, incluso amiga, prefiere compartir bulos virales o “cosas” de cualquier perfil desconocido, a un material original y trabajado. A sabiendas de que un compartir ayuda al otro a vivir de su trabajo.
Hay un motivo y no es solo el analfabetismo digital, sino el pago por la atención del usuario.
Los fakes se exponencian x 6 y los algoritmos o IA trabajan para ellos, no para el creador orgánico que NO deja dinero a las redes. Las noticias falsas se propagan por 6  porque son menos aburridas que la verdad,  y quienes pagan por clic lo saben. Invierten en desinformación porque es más atractivo y  rentable.
El modelo de negocio de pagos por clics es el motor de las redes sociales y no la verdad, el conocimiento o la creatividad. Por otro lado la I.A., el Big Data no distinguen entre verdad y falsedad. Simplemente obedecen,  buscando el perfil de usuarios que el anunciante le pide de acuerdo a la inversión que haya realizado. El público objetivo  puede ser un consumidor de un producto determinado, o un voto. Porque la monetización en redes e Internet  está al alcance de cualquier tipo de  anunciantes. Lo que los marketeros digitales  llamamos democratización de la publicidad, porque no queremos ver la otra cara de la misma moneda. Cada vez que realice campañas de pago y segmente público, me sentiré  responsable de perpetuar  este macabro modelo de negocio.

El dilema de las redes sociales.

“Si un producto es gratis, tú eres el producto”. El usuario es el producto y el nuevo oro los datos.
Adicción, marketing, manipulación, odio, polarización y bulos. Si la red vive de la monetización, su cliente va a ser  el que paga, y tú solo te reduces a un consumidor analfabeto digital, con comportamiento yonqui y compulsivo. La compulsividad está estudiada por la psicología del comportamiento. Incluso la acción etiquetar amigo, busca mantenerte pegado a las notificaciones, y por lo tanto a la pantalla del móvil.

Pero además, la democracia está en juego, el Marketing Político te polariza. Te enajena. Ver documental  “El Gran Hackeo” 2019  y Hater cine 2020
Hay tantos timeline como usuarios, la IA elige lo que a ti te va a llegar de forma personalizada…de acuerdo a tus gustos y comportamiento.
Eres racista?. Te bombardean a fakes incendiarios sobre inmigrantes, porque alguien ha pagado para segmentarte y radicalizarte por tu voto. Te construyen una realidad a medida.
Google cambia los resultados de la búsqueda según la persona. Si eres negacionista, una misma búsqueda dará resultado diferente que a tu vecino, que no lo es.
Por lo tanto, ante tan escandalosa falta de ética, urge educar en  el uso responsable de redes e internet. Nuestros hijos e hijas se están educando en un medio, con dimensiones de manipulación nunca vistas. La deformación de la realidad, incluso de la naturaleza humana con los filtros, roza la demencia.

¿Lo sabías?

  • Año 2018. Los militares usaron Facebook para incentivar un genocidio
NAIPIDYÓ, Birmania – Se hicieron pasar por fanáticos de estrellas del pop y de héroes nacionales mientras inundaban Facebook con su odio. Uno de ellos dijo que el islam representaba una amenaza mundial para el budismo. Otro más compartió una historia falsa acerca de un hombre musulmán que violó a una mujer budista.
Estas publicaciones en Facebook no fueron hechas por usuarios típicos de internet, sino por el personal militar birmano. El ejército convirtió así a la red social en una herramienta para llevar a cabo una limpieza étnica, de acuerdo con exmilitares, investigadores y funcionarios civiles del país asiático.
  • #Pizzagate
La información fue difundida en redes sociales y páginas web de noticias falsas, y aseguraba que la pizzería Comet Ping Pong de Washington era el epicentro de una presunta red de pedofilia ligada a Hillary Clinton, candidata demócrata en las elecciones presidenciales de 2016.
Edgar Maddison Welch, un hombre de 28 años, llegó armado el 4 de diciembre de 2016 al negocio de pizzas y disparó sin causar heridos, presuntamente con el objetivo de salvar a niños de una supuesta red de esclavitud sexual. Lo que hizo que el tiroteo generara teorías de que la conspiración era más grande.

En conclusión

Terrorismo, supremacistas, negacionistas, conspiranoias, infodemia. Un cóctel letal generador de postverdad y fanatismo.
Si el usuario no despierta y deja de subirse a la ruedita virtual sin pensar, vamos por muy mal camino. Esperar que las compañías tecnológicas se autorregulen y sean más éticas es una utopía, el modelo de negocio funciona y mueve mucho dinero.
Ante el panorama distópico, la educación es nuestra única arma. Hay que involucrar al usuario en su alfabetización, que comprenda que las redes sociales no son un entretenimiento, sino una poderosa arma de manipulación masiva si no se tratan con responsabilidad y actitud crítica.
Mi dilema en las redes se resuelve siendo parte de la solución. La ética en el uso de las herramientas de marketing digital es nuestra responsabilidad profesional. No podemos culpar a los algoritmos, debemos ser todos responsables, usuarios y profesionales de la era digital. Porque No todo vale!. Además faltan legislaciones digitales, que penalicen severamente el mal uso del sistema de anuncios en redes. Modernización y transformación digital del sistema judicial a nivel global. Complicado no?. A río revuelto ganancia de pescadores. Por ello nuestra única arma es la alfabetización digital

¿Cómo puedo ser parte del cambio?

#ApoyaAlosCreadordeContenido
Cada día se nos hace más cuesta arriba que nuestro contenido y creaciones impacten en las redes. Esto genera una tremenda frustración a los creadores.
El modelo de pago por clics de las redes sociales (modelo de anunciantes), está invisibilizando a quienes alimentan la red con contenido orgánico de calidad.
Hay que fomentar la interacción del usuario, para que las redes e internet no se conviertan en un gigantesco tablón de anuncios. Pero para ello sigo insistiendo en la alfabetización digital, porque el usuario realiza acciones, pero generalmente impulsadas por contenido generador de odio,  o cadenas de copia y pega para conocer el comportamiento del usuario para venderle más y mejor.

Te puede interesar

  • Categoría  Vaquera del espacio. Alfabetización digital.   Stop Bulos 
  • Una ex empleada de Facebook exhibe cómo la red social es indiferente a la manipulación política mundial. Hipertextual