A lo largo de la   sección «mujeres atrevidas«, se puede apreciar mi evolución personal y también lo mucho que me falta por aprender. No es tarea fácil salir del esquema social, romper con cadenas producto de la herencia cultural, cuestionar patrones y moldes  impuestos por la sociedad….Es parte del proceso de deconstrucción en el que estamos inmersas e inmersos,  muchas personas a través del feminismo actual. Que como movimiento centenario, transversal, revolucionario, pacífico y libertador, causa un gran rechazo en aquellas personas que no quieren soltar, no olvidemos que detrás  del apego  hay miedo e incapacidad de cambiar.

Inagotables soñadoras cuyo mayor sueño se labró en la necesidad de libertad, caminando por suelos yelmos y llenos de espinas llamados prejuicios y estereotipos. Es miedo lo que tienen muchos hombres y mujeres a la mujer libre, fuerte y hacedora. . Nosotras somos capaces de cambiar el mundo! .

El feminismo actual

Hay personas que repiten el mantra: “Feministas eran las de antes” y cuando le pides te nombren una, no saben…..probablemente  son los hombres y mujeres que  si vivieran en tiempos de Sufragistas, serían los de los palos en la rueda a cualquier avance. Las feministas con su lucha histórica, nos han regalado el derecho al voto, el poder acceder a los estudios, el divorcio y muchos etc. Las feministas actuales hilamos más fino aún, buscamos deconstruirnos  del mandato social impuesto por el machismo cultural.  Rompiendo con la cosificacion que mata, con los estereotipos que asfixian, con los tópicos y el lenguaje que adoctrinan. Pero además el feminismo actual en su lucha,  cuenta con aliados.

Las mujeres hemos sido educadas para ser mamás, amas de casa, «esposas perfectas»… a través del juego y el discurso …. La opción de elegir ser mujer soltera, profesional, sin hijos, que viaja, estudia, que no renuncia a sus libertades personales … era mal vista o tachada de incompleta. No nos cuentan la felicidad y los logros de aquellas parejas sin hijos. Tampoco lo emprendedora, libre, empoderada y aventurera  que puede ser una mujer sola. El modelo impuesto desde las religiones y la sociedad es  uno: el de la familia. Es el único camino validado hacia la plenitud personal y es una  falacia, podríamos decir que la familia es un elemento de control social. Cabe aclarar que no estoy en contra del modelo familiar, sino a favor de las libertades individuales y de elección personal.

El juego en la infancia

Mi generación jugaba con muñecas a ser mamá, si jugabas con coches eras una marimacho. También somos la generación de las barbies rubias, de piernas largas, culo prieto y tetas respingonas…. y de los complejos, la bulimia y la anorexia . En la escuela nos separaban para hacer deportes, los había de niñas y de niños. Nos separaban para las actividades manuales, las nenas hacíamos costura y los nenes carpintería. Rosa o celeste eran los colores de mi infancia.

Los modelos de la adolescencia

Somos de la adolescencia de Pretty Woman. De chicos Universitarios cachas y malotes con chicas hipersexualizadas  como trofeos. De modelos de mujeres cuya fisonomía no salía de un standard inalcanzables para la mayoría. En definitivas la industria del complejo factura millones al año,  para que las mujeres se acerquen mediante el maquillaje, la cirugía estética, las dietas y los gimnasios….al modelo de mujer que se espera que sean y encima sin derecho a  envejecer.

Coeducación

La coeducación es un método educativo que parte del principio de la igualdad entre sexos y la no discriminación por razón de sexo.

Es el método de intervención educativo que va más allá de la educación mixta y cuyas bases se asientan en el reconocimiento de las potencialidades e individualidades de niñas y niños, independientemente de su género.

Coeducar significa por tanto educar desde la igualdad de valores de las personas.

La coeducación está teniendo un papel fundamental en las nuevas generaciones. Es la mayor apuesta social!

En próximo artículo de esta sección trataremos el mandato de masculinidad. Porque el feminismo nos libera a ambos sexos de la sociedad patriarcal.

También te puede interesar

Es de feminazi querer acabar con la cultura de la violencia a la mujer?