Aún es reciente la cicatriz del dolor por los atentados en Paris. Pero como ciudadanos debemos realizar un análisis profundo para evitar caer en soluciones fáciles y replicas de acciones pasadas, que nos han llevado al nacimiento de este monstruo llamado estado islámico.

Era previsible que Europa sufriría un atentado terrorista. Pero se podía haber evitado?

Evidentemente no, porque no estamos hablando de una declaración de guerra como históricamente conocemos. Sino de terrorismo, por eso creo que Hollande utilizó palabras equivocadas en su discurso. «Ha sido un acto de guerra de Estado Islámico y seremos implacables».

La instauracion del terror tras el atentado en Paris

Si hoy se hiciera una encuesta entre los ciudadanos a cerca de las preocupaciones que nos atañen, (la desocupación, los desahucios ), pasarían a segundo plano y tomaría protagonismo el miedo al terrorismo.

El anti islamismo, el odio a los refugiados Sirios,  hará que cambie el escenario en cuanto a quienes son los enemigos de Europa. No son las políticas, no es el fallo en el sistema educativo y lamentablemente la solución será la segregación, el blindaje de fronteras bajo el lema defender nuestra cultura occidental.

Ahora viene la demostración de poder, cuando lo que debería suceder es un profundo análisis de los países de la unión, sobre la financiación de los grupos terroristas, la venta de armas, los paraísos fiscales. Pero eso no conviene, porque afecta directamente a los intereses de muchas economías, incluyendo al Vaticano. Representaría un profundo análisis de nuestras actuaciones militares, sobre la fragilidad de la seguridad de los ciudadanos. Sería construir,  y pasado el duelo, la ciudadanía clamara por  venganza.

El fin justifica la medios

Hoy tenemos sed de venganza, pero no de justicia.

No nos importan demasiado los miles de muertos por el hambre o los que huyen del hambre, por las guerras e invasiones por el petróleo. Pero sí nos molestan los daños colaterales, nos  molestan los movimientos migratorios.

No intentamos dar solución al origen, a la causa. Es más fácil blindar fronteras y crear odios que justifiquen más barbarie.

Con esto no quiero decir que al Estado Islámico  no haya que destruirlo, desmembrarlo, desarmarlo. Ni tampoco quiero recaer en culpas de que si nació a causa de este o aquel, pero sí responsables y juicios políticos. Quiero afirmar, que hace tiempo se debería haber actuado contra el Estado Islámico y no esperar a que vengan a matarnos a casa.

Sí, a casa!. No es lo mismo una guerra en Siria o Palestina,  que muertos a tiros en el corazón de la cultura occidental. Suena hipócrita pero es cierto. Francia es un País fronterizo y Paris es la cuna de nuestra cultura Occidental. Tiene un profundo significado este atentado. No solo es una amenaza a nuestra seguridad y estilo de vida, sino además una demostración de como este grupo terrorista, ha afinado y mejorado su capacidad de organización.

Tristeza

Debo reconocer, que una profunda tristeza me invade, me da mucho asco la forma en que los medios de comunicación tratan un tema tan delicado, donde el enfoque se ceba de sensacionalismo. En las flores y las velas, en los charcos de sangre.

El trabajo de las autoridades Francesas es impecable, el hermetismo en estos momentos es necesario, aunque da lugar a muchas especulaciones.

Confío en la capacidad de España de colaborar con las autoridades francesas, España tiene mucha experiencia en cuanto a lucha anti terrorista.

Llamo a quienes me lean a la calma. Somos civilización no barbarie. 

Os invito a participar en una pequeña encuesta en Facebook.

El atentado de París puede traer consigo una declaración de guerra al estado Islámico, la instauración del miedo, el anti Islamismo, el blindaje de fronteras.
Crees que lo sucedido en Francia marcará un antes y un después en Europa?.

Puedes responder aquí

 También puede interesarte el Pacto antiyihadista.

Relacionado: El peligro de ponerse la foto de perfil con el filtro de la bandera francesa

Foto de portada: Plaza de la República, prensa la Vanguardia.

Atentado en Paris