Atentado en Paris

Peace for Paris. jean jullien

Hoy, tras este post y durante todo el día, bajo mi pluma y abandono las redes sociales .

La tristeza me invade, no puedo ignorar la barbarie.

Me duele ver pueblos huyendo de la guerra y la hambruna, muriendo en el mar ahogados en busca de un sueño, de una vida mejor.

Me duele ver a mis gobernantes, a los gobernantes del mundo, a los caciques de las religiones. No mover un dedo por los derechos humanos.

Y más me duele aún, educar a mi hijo en un mundo, donde millones de niños pierden la sonrisa y contactan desde tan pequeños con el dolor.

Tal vez suene muy nihilista, pero  vamos por el camino de la auto destrucción.

Atentamos contra la naturaleza, contra otras especies y también contra nosotros mismos.

Las balas más mortíferas son las políticas y las religiones,  que nos separan  y ponen a unos contra otros. Que someten y oprimen.

Leo por las redes, la palabra hipocresía, porque el mundo reacciona a favor de la paz. Texto copiado y pegado de un comentario en Facebook:

«Hipócritas. Tocan a Europa y claman la paz mundial cuando en Siria y Palestina esta naturalizado ver niños morir o ser usados como instrumentos de guerra que obviamente beneficia a las potencias. Pena dan».

A mí me da una profunda tristeza  este comentario, no porque carezca de razón, sino por su falta de empatía con el dolor, de esas familias que hoy lloran por sus muertos.

No me importan si son Sirios, Palestinos, Franceses o Portugueses.

Ante este comentario, una frase de Mahatma Gandhi:

«La humanidad no puede liberarse de la violencia más que por medio de la no violencia».

Hasta que no aprendamos que el fanatismo lleva a la violencia, que el odio engendra la violencia. Seguiremos divididos y sometidos a la barbarie. Somos pasto de cañón de la manipulación de los Sres de la guerra.

La paz debe empezar en nuestros corazones.

No me gusta la palabra tolerancia, pero no encuentro otra mejor. El amor empuja a tener, hacia la fe de los demás, el mismo respeto que se tiene por la propia.

Mahatma Gandhi

Foto de portada: Nik

 

El terror tras el atentado en Paris