El llamado de la democracia. Siéntelo!, escúchalo!. 

En el año 1982, yo a penas tenía 12 años, viví el retorno en mi País  Argentina,  de la democracia.

Soy hija de padres que militaban en la Unión Cívica Radical, que en el año 1976 decidieron irse a Australia en pleno proceso militar Argentino, porque no querían renunciar a sus libertades,  y que al regresar al País me dijeron: «es nuestro deber luchar por la democracia, por dejarte un País con futuro» y retomaron la militancia activa.

Por desgracia, luego de Raúl Alfonsín mi País dejó de ser un País democrático y dentro de la «democracia», solo gobernaron ladrones y corruptos, y algún títere de turno. Sumiendo a un rico País en la ruina absoluta, y llevándonos a la perdida de libertades y valores fundamentales de cualquier sociedad digna.

A partir de ese momento año 2001 (te recomiendo diario de un inmigrante), mi padre colgó el activismo político, se vino a España y con este cambio de vida, descree  absolutamente de la política. Pero dejó una semilla que soy yo,  y yo legaré otra, que es mi hijo.

Me niego a descreer en la democracia, no voy a renunciar a la lucha desde mi humilde espacio por conservar la Europa social que se ganó derramando sangre. El último bastión en el planeta con políticas sociales pensadas para la clase media trabajadora a la que pertenezco con orgullo.

Ayer, un sábado a la noche, renuncié a una cena con amigos, porque  mi deber ciudadano, era escuchar en la sexta las preguntas de otros ciudadanos en directo, al candidato de Podemos Pablo Iglesias. Porque a mí, no me gusta repetir lo que otros «manipulados por el teléfono roto», repiten como loritos. Yo soy mi voz  y decido. Si me equivoco, aprendo. Pero soy dueña de mis decisiones y pensamientos.

Mi piel volvió a sentir el llamado de la democracia, mi instinto despertó como en el 82 de Raúl Alfonsín,  ante la increíble oratoria de Pablo Iglesias: clara, directa, sin parafernalia.

Dicen que está formado para decirnos lo que queremos escuchar

Y quién no?. Hay que ser muy ignorante para desconocer que toda persona que habla en público,  se educa,  se forma para la oratoria. Lo que importa es lo que está comunicando,  es realmente lo relevante, sin dejar de lado la importancia del gran dote comunicativo, que es el éxito rotundo de cualquier orador. La conjunción del como y el que (el como-contenido de lo que comunico y el que-las herramientas que utilizo para comunicarme). Garantizan que el feedback sea todo un éxito!.

Pablo Iglesias empatiza con la gente, logra que las personas le digan gracias. GRACIAS!, una palabra que ha desaparecido del vocabulario del ciudadano, no podemos sentir gratitud por nuestros gobernantes, no empatizamos en absoluto,  y con Pablo Iglesias se nota el feedback. El respeto perdido a nuestros representantes políticos.

Que es un producto?.

Claro que lo es!, un producto del descontento, de la indignación. Cuál es el problema de que lo sea?. Producto o respuesta de lo mucho que nos han estafado nuestros representantes. Necesidad de cambio y no recambio. Devolverle la dignidad a la clase media. Devolver libertades truncadas.

También critican que va cambiando su discurso.

Desde mi punto de vista va buscando el consenso sin perder jamás el camino de la ideología. Eso significa que va madurando y no prometiendo quimeras, pero templar algunas acciones no implican perder el rumbo. Lo que pasa es que el miedo a que nos sigan engañando está latente, porque estamos quemados de mentiras, somos una sociedad maltratada por nuestros representantes. Más a mi favor que necesitamos un cambio urgente y radical. Hasta puede que de transición, pero estamos haciendo historia, saliendo del letargo y el estado de anestesia.

A mí particularmente me interesa la educación y mi prioridad es la defensa de la educación pública de calidad y enfatizo:

Pablo, si me escuchas, necesitamos dos transversales: educación en valores y educación cívica. Debemos educar ciudadanos que entienda que la política no es una carrera por ganar dinero o hacer negocios, sino un servicio a la ciudadanía y que los ciudadanos somos partícipes, actores principales  de las políticas de nuestro País. En contra de la banca en la escuela (-asignatura-pendiente). Debemos educar ciudadanos que entiendan que la política manda sobre tu economía, capacidad de ahorro y bienestar. La política manda sobre la posibilidad de que tu hijo tenga acceso a la educación o tú a la sanidad y pensiones. Necesitamos una ciudadanía activa. Y en España tenemos al candidato al Nobel de los profesores. Lo tenemos todo para apuntar a una educación pública de calidad.

Creo en Pablo Iglesias , como creí siendo una niña en mi adorado Raúl Alfonsín. El no nos defraudó!, ha sido el pueblo  quien lo defraudó a él,  no estando a su altura y dejándose manipular por los que nos vendieron espejismos y seudo bienestar,  a cambio de riquezas como en los tiempos de la Conquista.

No quisiera estar en tus zapatos Pablo Iglesias, eres la esperanza de muchísima gente.

Y sé, que como yo, siendo hijo de padres profesionales, trabajadores y activistas por la democracia. No nos quieres defraudar. Ojalá nosotros estemos a tu altura  y podamos apoyarte para el cambio.

A mí tus números me cierran, tus programas me cuadra y también me cierra  tu integridad como persona,  la forma en que tus opositores te atacan e intentan desacreditar. Un signo más de que la democracia se acerca.

Estamos vivenciando El llamado de la democracia: Siéntelo!. Escúchalo!, interprétalo!.

Sin miedos, sin velos, pensando que harás historia por haber buscado el cambio, por decidir no vivir más de rodilla.

Como en el 82 yo oigo el llamado de la democracia!

Pablo Iglesias Presidente!.

—————————————————————-

También puede interesarte:

Tic Tac a la vieja escuela política

El cambio en Europa

Solidaridad sin tinte político

En Valencia

Clar que Podem