Juventud divino tesoro

Vivimos en una sociedad y cultura (la occidental), que hace culto a la juventud. Tal vez por ese motivo prima el síndrome de Peter Pan. Está claro que la juventud es bella, que es brío, energía. Pero se apaga y mejor que te pille consciente.

En mi caso, ya saben que siempre hablo en 1º persona. La juventud ha sido estupidez y cuando eliges la estupidez como forma de vida, tarde o temprano,  sufres con creces las consecuencias.

No me considero una mala persona, por el contrario. Pero parte de la madurez la tuve a golpes de errores y mucha auto crítica.

Cuando eres joven no piensas demasiado, actúas. Siempre he sido impulsiva y he roto esquemas, pero muchas veces, rompiendo esquemas o estructuras, también hacia daño con mis juicios de valores. No todo el mundo está preparado para escuchar críticas . Medir el poder de las palabras es algo que he aprendido gracias a los años. Empatizar es una palabra que intento llevar a la práctica. He descubierto que mi derecho a la libre opinión, no me da derecho a que mis palabras,  se conviertan en balas para mi interlocutor.

De joven he sido rebelde y muy arrogante. Me creía dueña de la verdad absoluta. Tenía control sobre mi propia existencia. Era una joven (hija única), de un matrimonio de clase media que lo daban todo por mí. En el fondo, no sabía nada de la vida y sin saber nada de la vida, teorizar es fácil.

Rompiendo esquemas, me he relacionado con gente de mierda, con personas sin demasiados escrúpulos que ve en ti frescura, pseudo rebeldía y algún beneficio. Era una persona popular, con una buena vida y las puertas de su casa siempre abiertas. Es fácil que el adulador de turno se sienta atraído por personas como yo.

Muchas veces dejé de lado a amigos (plastas o aburridos), atraída por la luz. Una luz que se apaga cuando la necesitas. Porque son luces de neón, están solo para iluminar algunas calles de tu vida.

Mi vida ha sido algarabía, también equilibrio para sacarme una carrera, casarme,emigrar. Pero básicamente era algarabía. Noche, fiestas, viajes, amigos, mucha ropa, tribus urbanas, sueños. Jamás renunciaría a mi vida de anuncios de jóvenes de anuncio (valga la redundancia).

El primer obstáculo

Podría decir que la in fertilidad, pero si bien afecto casi 10 años de mi vida, la gestión de este problema fue todo un éxito. Podría decir entonces que la enfermedad de mi madre o su muerte y tampoco, porque la disfruté y acompañé (mejor, peor), hasta el final. La adopción?. Tampoco, mi hijo es lo mejor que me ha pasado en la vida.

Mi real obstáculo ha sido mi divorcio. Para una persona naiff, que cree en los códigos, las alianzas, el amor. Un divorcio es la caída total y absoluta de todos sus estamentos vitales.

Los amigos y su influencia

En estos momentos, en los verdaderos obstáculos es donde se necesita de los amigos, pero de los reales  y lo triste es que aquellos que merecían la pena, los alejaste, los fuiste perdiendo por el «exitoso camino de tu vida».

Mi madre enferma, un niño pequeño y muchos buitres. Pasas y pasa tu ex,  a ser los divorciados codiciados por los chupópteros de energía, que viven agazapados en las tinieblas de su vida vacía. Vuelves a caer en la tentación de las luces de neón.

El obstáculo no es el problema, sino su gestión

Y así fue, no tenía gente a mi alrededor que me hiciera entender,  ni él tampoco, que estaba en crisis, que acababa de tener un hijo y que adoptar es hermoso, pero también es un shock. Sueñas con ser otra persona, cuando elegiste ser una familia y apostaste 10 años de tu vida en serlo. De repente,  vuelve esa «juventud divino tesoro» con todo su brío como un fantasma.

Siempre que veo una pareja a punto de divorciarse le explico lo mismo, lo verás todo brillante, la experiencia es excitante y probablemente necesites divorciarte. Pero siéntate a pensar, recuerda que te enamoró de tu pareja, piensa que tu decisión condiciona la relación filio paterna de tu hijo. GESTIONA LA CRISIS!, y a partir de allí decide. Verás como superas el obstáculo y no se convierte en problema.

Pero ante todo tienes que estar despierto y desconfiar de los que te venden  luces de neón siempre, tener mucho cuidado con los buitres de turno que se alimentan de tu energía. Desconfía!. Los divorciados caemos en la tentación de intentar recuperar la juventud supuesta mente mal invertida. No te rodees de idiotas!!!!!. Escucha las palabras de alguien sabio, aléjate del síndrome de Peter Pan. Aterriza!.

La juventud no es un divino tesoro.  La madurez es la etapa más gloriosa de nuestras vidas y una madurez digna es AUTENTICA  BELLEZA. Ser persona es lo único que te llevas de esta vida, es el mejor legado que puedes dejar a tus hijos. Puedes haberte propuesto ser rico y lo consigues, vivir como en un anuncio. Pero no todo el mundo envejecerá sintiéndose digno. Confía en la palabra de alguien ejemplar para gestionar cualquier crisis vital. Confía en la madurez que es el verdadero elixir de la vida.