La culpa

La fruta ya madura necesitaba caer de ese árbol sin sabia, sin vida.
Inerte, ausente, consciente de su propio final.
Deseas que se acabe para poder gravitar, caer, hechar a volar
La vida injusta se ensaña en mostrarte su cara más ácida
Mórbida, funesta, oscura, infinitamente oscura.
Olor a muerte, a azufre, morir de pena, buscar excusas para escaparte.
Se apodera de todos tus sentidos y te alejas como mecanismo de defensa
La culpa, la puta culpa y los miedos
La ausencia de sonido.