El poder del coño
¿Qué es lo que lleva al hombre a realizar tantas “heroicidades”? ¿Gracias a quién son tan osados los caballeros? ¿Por qué razón les gustan los torneos? ¿Para quién se engalanan los jóvenes? Ellas se responden. Por mucho que se hagan hermosos discursos y bellas plegarias, antes de partir, a él volvemos a fin de cuentas, ¡a él buscamos! El es el origen de los grandes testimonios de amor, por él se realizan tantas hazañas. Muchos hombres han mejorado y han buscado mérito, cuando no hubiera valido ni el precio de un botón si no fuera por el deseo del coño. A fe mía, os lo garantizo; a una mujer no le valdría el más hermoso rostro, ni amigo, ni galanteador, si hubiera perdido el coño. Porque esas buenas acciones se llevan a cabo por amor a él, no busquemos más allá: compongamos el nuevo lai en su honor, y gustará a todos los que lo oigan…
Texto fechado en el siglo XII, recogido en:
J. Markale, El amor Cortés o la pareja infernal, pág. 120, Barcelona, 1998

Extraído de http://trastosvarios.blogspot.com/2008/10/el-poder-del-coo-en-la-edad-media.html