Hablamos de la era de la revolución de las máquinas inteligentes.  El desempleo  y la precariedad laboral son uno de los mayores problemas de los Países desarrollados. En España, si  a esto le sumamos la baja natalidad y la huida de los jóvenes del país,  acechados por la falta de empleo…Tenemos un cóctel letal que pone en riesgo el sistema de pensiones. Si a todo esto le añadimos  los robots reemplazando tareas humanas, la situación es más que crítica. Pero intentaremos positivizar, solo estamos frente a un cambio a gran escala, como lo ha sido en su momento la revolución Industrial y hemos sobrevivido a ella.

Era de la revolución de las máquinas inteligentes

Si se logra legislar sobre este tema, tal vez salgamos bien parados de esta situación que se analiza como caótica.

Medidas:

  • Legislar para que los robots paguen seguridad social, medida que garantiza que no quiebre el sistema.
  • Renta básica para las personas afectadas por la revolución de la era digital y tecnológica, con formación obligatoria. Los gobiernos son directamente responsables por omisión. La educación y la formación deberían haber sido las medidas para atajar esta situación previsible por los avances tecnológicos.

En estos momentos estamos vivenciando un gran cambio a escala global, de las decisiones que se tomen dependerá el futuro del planeta.

Teoría de Keynes

“Posible situación económica de nuestros nietos”: Predijo en 1930 que, como consecuencia del incremento de la productividad, nuestra jornada laboral no se extendería más allá de las 15 horas semanales a partir de 2030: se abría así, presuntamente, un período de felicidad para los seres humanos. Dicha profecía ni remotamente tuvo en cuenta el impacto de la robotización ni tampoco los efectos de un mundo sin trabajo.

El keynesianismo es una teoría económica propuesta por John Maynard Keynes, plasmada en su obra Teoría general del empleo, el interés y el dinero, publicada en 1936 como respuesta a la Gran Depresión de 1929. Está basada en el estímulo de la economía en épocas de crisis.

Si bien la teoría de Keynes „fracasó“, aún quedan años y decisiones por delante hasta el 2030.  Podemos tomar parte de ella. La de abrir un período de felicidad para los seres humanos.

El cambio tiene dos direcciones

La continuidad

  • Continuar generando pobreza y precariedad laboral.
  • Continuar expoliando  recursos para producir cosas que no nos hacen felices.
  • Continuar valorando el „éxito“ sobre el talento
  • Continuar contaminando el planeta con un sistema de producción lineal.

El salto a una sociedad sostenible

  • Preparando a los ciudadanos para formar parte activa de la era tecnológica-digital,  adecuando la educación a las necesidades de la sociedad moderna.
  • Apoyando emprendimientos, startups.
  • Promoviendo el talento como riqueza.
  • Fomentando una sociedad sostenible, una economía sustentable y una producción circular.
  • Favoreciendo el empleo en casa,  que a su vez  favorece la conciliación familiar

Una reflexión

Estamos en tiempos de cambios profundos,  que pueden aportar a la sociedad felicidad. Necesitamos cambiar esos patrones de trabajo como esfuerzo, sudor  y no como pasión. Entramos en la era en donde el trabajo más rudimentario será reemplazado por robots y probablemente demos un salto a una sociedad más feliz. Donde podamos autogobernar nuestro tiempo. Donde la creatividad humana recupere todo su valor y esplendor.

Me imagino a un montón de dinosaurios a punto de extinguirse intentando seguir devorando al mundo con sus grandes mandíbulas….Mientras tanto la juventud, maneja el futuro a golpe de click….

Enlaces de interés y foto de portada

El Confidencial Regulación robótica

El Confidencial Se cumplirá la profecía de Keynes ?


En Carrefour Campanar Valencia,   han puesto a Pepper, un asistente robot que opera con el tablet o mediante la voz.