EL ABRAZO-TALLER DE ABRAZO

¿Qué es un abrazo? Según la Real Academia de la Lengua es la acción y efecto de abrazar o abrazarse, ceñir o estrechar entre los brazos. Entre la sabiduría popular encontramos algún que otro sinónimo: “achuchón” “apretón”

Esta es la parte de la palabra, pero el acto de abrazar va mucho más allá. Un abrazo es un gesto espontáneo que expresa un sentimiento, donde además conectamos con la energía de otra u otras personas, creando un vínculo invisible, pero fuerte entre quien abraza y quien es abrazado.

El abrazo no entiende de raza, cultura, edad, sexo, estatus social ni de ningún otro tipo de diferencias. Todos podemos abrazar, y me atrevería a decir que todos deberíamos abrazar más y mejor si queremos hacer un mundo bonito, agradable y mejor.

Un abrazo no cambia el mundo, pero sí que cambia el sentimiento de quién lo practica, y si uno a uno somos capaces de dar amor, de recibir amor, no hay mayor y mejor cambio para nuestro mundo que el que aquí se propone.

Un abrazo no cura una enfermedad, pero reconforta a quién lo recibe, algo que es tan importante como el efecto beneficioso de la medicina. Si crees que merece la pena probarlo, probablemente este es tu momento. Si después de todo sigues creyendo que esto no es para ti, que no merece la pena y que decides seguir como estás, pues también es perfecto, porque es TU decisión, y al final cada uno debemos dar nuestros propios pasos.

¿Me das un abrazo? (solo para valientes)
Por experiencia propia, son regalos que todos nos deberíamos permitir de vez en cuando. Las resistencias están ahí, y probablemente van a salir, pero no importa lo grandes que sean las resistencias que pongamos, al final merece la pena. Ya hemos dicho que hace falta un punto importante de valentía para reconocer que necesitamos cariño, apoyo, que realmente no somos ni superman ni superwoman. Si queremos vivir mejor, depende en gran parte de nosotros mismos, de cómo construyamos nuestro mundo y nuestra realidad. Habrá cosas que no podamos cambiar, pero siempre podremos variar nuestra apreciación sobre esas cosas, o cómo nos afecten.

Mira bien tu entorno, mira lo que te rodea. Siéntate un momento y analiza desde tu corazón cómo te sientes y como te quieres sentir, qué es lo que tienes y qué es lo que quieres tener y en lugar de perderte en lamentaciones, empieza a cambiar tú, para que cambie todo tu entorno. Analiza tus prioridades, y cambia lo que creas que debe cambiar. Al final del análisis, quizás te des cuenta de que realmente no hay nada tan grave, o tan importante y sobre todo, por negras que te puedan parecer las cosas siempre habrá algo que tu puedas hacer para cambiar ese color, además al lado de algo negro siempre existen colores vivos. No vivas en el negro, busca los otros matices.

Quiere mucho a las personas que te quieren y te necesitan, a los que no te quieren o a los que creas que te han hecho daño, libéralos, no mantengas rencores permanentes, es un esfuerzo inmenso que no te va a reportar nada positivo. Busca el aprendizaje en cada vivencia, no te quedes en la superficie y busca lo que te enseña cada una de tus experiencias. Tampoco mantengas sentimientos de culpa, aprende a perdonarte a ti mismo y a ser benévolo hacia tu persona, de esa forma podrás serlo hacia los demás.
Nunca des el cariño por sentado. Tu familia te quiere, tus amigos te quieren, tu pareja te quiere, y tú les quieres a ellos, pero nunca esta demás decirlo, expresarlo, exteriorizarlo.
Cuando estés triste llora, no te va a pasar nada por eso, habla acerca de tus sentimientos, expresa lo que hasta ahora guardabas dentro. Las emociones no están hechas para ser bloqueadas ni escondidas. Di lo que te molesta, muestra respeto hacia los demás y haz que te respeten en la misma medida.

Después de todo lo leído y experimentado se abre una nueva puerta, a través de la cual adquieres un compromiso. Te comprometes a no economizar sentimientos, a estar dispuesto a dar y recibir cariño sin poner condiciones. Te comprometes a abrazar, a abrazarte a ti mismo, a la vida, a tus seres queridos, a todo lo que te rodea. Y por encima de todas las cosas te comprometes a vivir de una forma consciente.

Empieza cada día con una sonrisa y un abrazo, y le darás un enfoque diferente.

Autora: EDITH RIVAS

Más sobre el taller en enlace